Dios

98

Rocío Martínez Preciado

Dios no mira con los ojos, Dios mira con el corazón. Es el mismo para cada persona sea de la religión que sea y si es ateo es el mismo amor.

“Cuándo llegue el último día y exista la luz suficiente en la tierra para poder ver las cosas como son, ¡Nos vamos a llevar cada sorpresa!, ¿Quién cree que  Mahatma Gandhi, Martin Luther King son menos amado por Dios que un cura y una monja? Dios ama y mira con el corazón a todo y quizás la única atadura que tenemos los hombres, es la atadura del amor de Dios, lo demás somos libres, incluso libres para no amarlo”, Papa Francisco.

Hermosas palabras, tan sabias y profundas de un solo hombre, que sigue el mismo camino que Jesús, tomó la tierra, va siguiendo sus huellas y compartiendo a los demás lo que encontró en ellas.

Dios me preguntó “¿Cuánto me amas?, ¿Cuánto te he fallado? por que al fallarme a mi te estoy fallando a ti”. Dios te necesitamos tanto en este mundo creado por ti; nos estamos enfermando y matando los unos a los otros, ¡Qué injusto!, porque somos amor y creados por amor; hoy mi corazón llora de impotencia.

Padres que matan a sus hijos cuando han sido bendecidos por tenerlos y darles vida; hombres, mujeres mayores o jóvenes se suicidan cuando existen personas enfermas que están luchando por vivir. Amarguras que nosotros nos creamos, cuando tú demostraste esa fortaleza en el momento que te humedecieron los labios con vinagre atado en la cruz.

Nos llenamos de envidia por aquellos que tienen, ¿Por qué nosotros no?, también nos invade el egoísmo y juzgamos sin recordar que a ti  te humillaron, te negaron, te mintieron, te hirieron y lastimaron. Tanto como clavarte en una cruz y matarte.

¿Y qué razón diste tu a ellos? “perdónalos señor, no saben lo que hacen”, cuántos años han pasado de tu presencia en la tierra y seguimos igual. Dios sé que no miras con los ojos, miras con el corazón.

Tan bello que es sonreír como despertar al sol.

Tan bello que es dar un abrazo, parece una mariposa al abrir y cerrar sus alas.

Tan bello que es el sentido del humor, que semeja una brisa fresca ante el calor.

Tan bello que es una palabra de aliento, dibuja un arcoíris detrás de la tormenta.

Dios, hoy quiero decirte que estoy triste; escuchando al corazón, mi corazón, me dice cuánto te hemos lastimado, cuánto te hemos herido y vuelto a crucificar, no una, sino muchas veces más con nuestra actitud.

Recordé a Alonso, mi niño de 8 años conectado a sondas con quimioterapias en el hospital y cada piquete que le daba la enfermera, lo ofrecía a Dios para que con ellos, le decía a Alonso, borraría una espina de la corona de Jesús que lastimaba su cabeza.

Mi hijo, un niño como muchos más que se están muriendo, nos demuestran la valentía de amor y el valor de la vida.

Dios, no me preocuparé por mi mañana, por que no sé si llegue a él, y tampoco por mi pasado que ya dejé atrás.

Deseo preocuparme por el día de hoy y saber que no deseo despreciar ni un momento de tu luz, porque tú te encuentras ahí.

Dios dame la fuerza y la valentía para librar mis batallas diarias, encontrar la paz y poder iluminar a mi corazón, compartirlas y abrazar con ellas a quienes me rodean.

Señor ¿Te he dicho hoy cuánto te amo?

Dios por delante

Rocío Martínez Preciado

Presidenta

Los Planes de Alonso

Cel. 4626058359

Correo: [email protected]

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios