Rocío Martínez Preciado

 

Milagro, palabra latín miraculum significa suceso extraordinario y maravilloso que no puede explicarse por las leyes regulares de la naturaleza y que se atribuye a la intervención de Dios o de un ser sobrenatural.

Me preguntaba a mí misma ¿Cuántas veces he sido testigo de un milagro?

Comenzaré con el primero que se me viene a la mente. Hace 4 años estaba en una misa, un domingo y a la hora del sermón el sacerdote llama a una joven y le pide se quite su gorro tejido y comienza a explicar: María forma parte del coro de la iglesia y el lunes pasado le encontraron en hospital un tumor en cabeza.Todos nos unimos en oración por ella, continuó hablando el sacerdote y el viernes a los 5 días siguientes del diagnóstico. Se interna para operar el sábado. Se le vuelve a realizar la resonancia magnética y “Gloria a Dios y a la Santísima Virgen” ¡La joven no tenía tumor, había desaparecido!

Recuerdo que todos en el templo aplaudimos algunos con lágrimas en los ojos. ¡QUÉ MILAGRO MAS EXQUISITO DE VIDA HACIA UNA JOVEN! Y pongo la palabra exquisito porque será lo que ella haga en adelante. Paladear la dulzura de la vida, disfrutará esa nueva oportunidad que Dios le dio mediante un milagro y ella decidirá si invita a los demás a ese banquete que compartió con Dios al darle la salud. Y repartir las bendiciones de ÉL.
En las dos Asociaciones que presido como Los Planes de Alonso y Grupo RETO Irapuato, he sido testigo de ver cómo mis niños tocan la campana victoriosa que hay en hospital y cuando vencen la batalla del cáncer, los doctores los invitan a tocar esa campana declarando victoria que para mí sería “Milagro”.

¿Cuántas veces como serés humanos vemos muy inalcanzable la palabra “Milagro” y no nos damos cuenta que está con nosotros y nos acompaña día a día?

El despertar con un nuevo amanecer es un milagro. Porque muchos no lo hicieron el ver el cielo y un nuevo sol saludándolos, es un “Milagro” cuántos están ciegos por accidente o nacimiento y no pueden ver.

El abrazar a nuestras familias amigos etcétera es un “Milagro”.

¿Cuantas personas están en la calle o abandonadas en un asilo? El sonreír, el comer, brincar, bailar, caminar, etcétera son milagros que muchos no lo pueden realizar, ya sea por enfermedad o por soledad y abandono.

A veces he llegado a pensar al dormir al final de Mi día “Un día más como todos que termina”. Y me contesta mi corazón: ¡No, Rocío estás equivocada! “No es un día más, ni tampoco igual que todos” ¿Recuerdas la sonrisa hoy del señor adulto del estacionamiento que cuida los carros y apenas puede caminar y con qué belleza de sonrisa te dio un saludo? “Recuerdas la rica sopa caliente que disfrutaste? ¿La risa de tus nietos hoy? ¿Cuántas cosas hermosas que no tomaste en cuenta por considerarlas sencillas y comunes y sin embargo te hicieron feliz?.

Así es, cuánta razón tiene Mi corazón: lo más simple, sencillo también son “Milagros de vida” y los vemos muy lejos e inexplicables yo fui y soy un milagro de vida cuando mori debido a un shock anafiláctico que me causó un medicamento llamado Dipirona, el cual desencadenó en ese momento una trombolia pulmonar, “coágulos en mis pulmones” y eso detuvo mi corazón, los médicos guiados por el Espíritu Santo, me regresaron a la vida y soy “Un milagro”.

¿QUE ES UN MILAGRO? ES LA FE, LA CONFIANZA PLENA, TOTAL Y FELIZ EN DIOS QUE ES VERDAD ABSOLUTA QUE NUNCA ENGAÑA CONFÍA INFINITAMENTE EN MI QUE ME PERMITE ENTABLAR UNA RELACIÓN DE AMOR VIVA, PROFUNDA Y PERMANENTE CON EL QUE, AUNQUE NO LO VEO, ME AMA, ME HABLA, ME IMPULSA Y ME PONE RETOS.

Tú, yo y aquel que vivimos en el mundo todos somos “Únicos e irrepetibles”. Amarnos es lo que aún no hemos aprendido a hacer, pero cuando unamos las manos y hablemos solo de paz, de amor, de transparencia en el alma podremos ser una cadena de un nuevo milagro lo que tanto nos pide la virgen.

Hoy por hoy comenzamos a dar gracias por ese milagro que somos cada uno de nosotros.
No importa lo que estamos pasando, somos soldados de Dios y “Dios no hace basura”.
Gracias mi señor por la nueva oportunidad de vivir por ser un milagro tuyo y dame la oportunidad de seguir compartiendo a mi prójimo todo ese amor.

¡Tan grandioso que ERES TÚ!

Estimado lector: Gracias por ser un milagro de la vida “Tu existencia lo es”. Gracias por permitirme, compartirte mis vivencias. Dios por delante.

Rocio Martínez Preciado
Presidenta
Los Planes de Alonso AC.
Cel. 4626058359
Correo: [email protected]

Más Noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios