Soy Feliz

Rocío Martínez Preciado

Soy feliz, porque tengo muchos motivos para serlo.
Soy feliz, porque a pesar de mis 2 operaciones de columna puedo caminar y muy de prisa.
Soy feliz, porque veo y puedo contemplar a ese artista del cielo que pinta las nubes con figuras que desde niña imaginaba en qué se parecían, y ese arcoíris con luces tan diferentes que nos dicen: ‘aunque somos de diferentes colores juntos hacemos una sola realidad y despertamos alegría a quien nos contempla’.
Soy feliz porque tengo manos y puedo sentir el agua de una cascada deslizándose sobre mis dedos, viendo como se escapa y al mismo tiempo me dijera: ‘Rocío así se escapa tu vida, los días pasan y no podrás detenerlos, así que disfrutarlos día a día’.
Soy feliz porque puedo comer y saborear esos deliciosos antojitos y comida de mi México y de otros países. También soy feliz por bendecir el pan que llega a mi boca, cuando muchos mueren de hambre en el mundo.
Soy feliz porque tuve la oportunidad de ser hija y tener padres, de ser hermana y tener hermanos, de ser madre y tener hijos y de ser abuela y tener nietos. A toda mi familia a quien tanto amo.
Soy feliz porque la vida ha sido mi maestra y me ha enseñado que cada lección por muy dura siempre tiene una enseñanza y eso me ha dado fortaleza.
Soy feliz porque he controlado la Epilepsia y mi mente es más fuerte, vivo con gran actitud y alegría para derrotarla.
Soy feliz porque en el camino encuentro piedras y flores, pero brinco las piedras y beso las flores.
Quizá podamos caer en la tentación de pensar como grandes héroes, pero sólo en la imaginación, con sueños vanos que nos apartan de la realidad y que nos privan de apreciar la belleza de lo natural y lo sencillo.
Conocemos por la historia, la vida de grandes personajes en muy diversos campos; en la ciencia, la política, las bellas artes y en los deportes; sabemos que han realizado descubrimientos científicos muy importantes, que han ganado guerras, logrado hermosas obras de arte, o alcanzado récords extraordinarios. También sabemos de la vida de tantos santos que con gran heroísmo han llegado hasta el martirio por amor a Dios, nos sirven de ejemplo y los admiramos, pero no sólo con hechos extraordinarios podemos llegar a ser héroes, a ser santos.
Los pequeños detalles son la gran diferencia, por ejemplo; si soy fiel, estoy correspondiendo al amor de Dios. Es una manifestación de amor pues nada mio le es indiferente. Y por eso todo es importante, todo debe ser santificado, le interesa mi manera de andar, mis actitudes, mi expresión, el acento de mi voz, hasta el papel que empleo para escribir y las palabras que pongo. Nada hay pequeño para un gran amor.
Sí creo en el amor de Dios, no existen menudencias, sino solamente muestras de la más delicada fidelidad y lucha para evitar los descuidos. Soy feliz porque Dios me ama.
Soy feliz porque estoy rodeada de ángeles poderosos y fortalecidos, como lo son los niños de Los Planes de Alonso AC., ellos y sus madres me trasmiten esa fortaleza y espíritu de lucha, yo como presidenta y fundadora no les doy, “ellos me dan”.
Soy feliz porque personas con corazones enormes a pesar de las adversidades de la época y violencia en que vivimos, se acercan y dan ese rayo de amor a mis niños, como la posada que hizo la empresa Evercast. Disfrutamos tanto, esa fue otra lección de la vida, todos necesitamos de todos.
Soy feliz porque hoy escuche a mi corazón y está sonriendo. Gracias mi Dios, te amo.
Dios por delante.
Rocío Martínez Preciado
Los Planes de Alonso AC
Presidenta
Cel. 4626058359

Más noticias de Quintana Roo