¡Bebé milagro! Estuvo muerto cuando nació y logró sobrevivir a tres enfermedades

Foto: Cortesía

Inglaterra.- Archie es un bebe que nació 15 semanas antes de tiempo sin latidos, en el Hospital General de Burnley en Lancashire (Inglaterra), el 1 de diciembre de 2020.

Los padres relataron que los médicos lograron resucitar al bebé que nació muerto después de 40 minutos gracias a compresiones torácicas antes de colocarlo en un respirador, lo que, según Edwards, “se sintió como una eternidad”.

Archie tuvo otro susto con solo cinco semanas de edad cuando contrajo E. coli, una infección bacteriana que le provocó sepsis.

Otras pruebas revelaron que el bebé

También había contraído COVID-19 y se cree que es uno de los más jóvenes en contagiarse en Gran Bretaña, con solo 25 semanas de gestación.

Sus padres, aterrorizados, dijeron que temían perder a su primer hijo y solo se dedicaron a “esperar y rezar” para que saliera adelante.

La Sra. Murray aseguró que ella “siempre había soñado” con tener un bebé y que llegó a temer lo peor.

Sin embargo, el valiente niño luchó contra el coronavirus y la sepsis y actualmente se está recuperando en una unidad de cuidados intensivos neonatales del Hospital General de Burnley. Se espera que regrese a su casa en marzo.

“Al principio me sorprendió más que nada porque no tuve complicaciones durante el embarazo”, reveló Murray. “Pero cuando nos contaron sobre los latidos de su corazón y luego la sepsis y el COVID todo fue aterrador”,

Sentimientos de los padres

“Siempre quise ser madre, así que estaba absolutamente en la Luna cuando descubrí que estaba embarazada, y no queríamos perderlo. Pero es un luchador y abrazarlo por primera vez se sintió completamente surrealista. Era muy ligero, lo tenía en mi pecho, lo único que sentía era su cabeza y lo hacía sentir como si fuera real. Estoy tan feliz con el progreso que ha logrado, estoy tan orgullosa de él”, precisó.

“No pudieron encontrar un latido, pensé que había perdido a mi hijo primogénito. Fue tan aterrador. Me quedé al lado de Sheree y le dije que lo estaba haciendo muy bien. Lo llevaron rápidamente a una mesa en la misma habitación, ni siquiera estaba a dos metros de distancia. Encendieron el calentador y tardaron 40 minutos en resucitarlo, que se sintieron como una eternidad. Mi hijo estaba allí y me sentí completamente impotente porque no podía hacer nada”, detalló el padre.

“Les tomó tanto tiempo que quería hacer algo por él. Me estaba sintiendo molesto. Me senté junto a Sheree y recé. Cuando dijeron que tenía un latido del corazón, nunca me sentí tan agradecido en mi vida”, finalizó.