Dos mujeres enterradas en un pozo revelan la presunta mafia policial en Perú

14
Foto: Referencial

Perú.- El hallazgo de dos mujeres, de 20 y 14 años, enterradas en un pozo de 80 metros en la desértica Tacna, presuntas víctimas de una red de trata integrada aparentemente por policías de esa ciudad de Perú, ha encendido las alarmas de la población que exige castigo para los criminales.

La última vez que sus familiares supieron de Judith Machaca en Perú, de 20 años, fue el 28 de noviembre del 2020, cuando salió de su trabajo por la noche y se fue a encontrar con un amigo policía, el suboficial Santiago Paco, en el centro de la ciudad de Tacna, ubicada en el extremo de la costa sur peruana.

Un mes antes, la mamá de Noemí Escobar, una adolescente de 14 años, denunció su desaparición ante la Policía Nacional de Perú, en la misma ciudad, limítrofe con Chile.

Así como ambas jóvenes, la Policía en Tacna recibió 469 denuncias de desaparición en el 2020, a pesar de la pandemia y los confinamientos, según indicó a Efe la representante de la organización feminista Multisectorial de Mujeres de Tacna, Fedra Rodríguez.

80 Metros de Profundidad

“Recién después de 73 días ha aparecido Judith, porque la hemos buscado denodadamente y hemos exigido después de 10 marchas, plantones, campañas por las redes sociales, que encuentren a Judith y la han encontrado lamentablemente a 80 metros bajo tierra”, declaró Rodríguez sobre el hallazgo ocurrido hace una semana.

En la zona de playa donde se encontraron los restos de Judith hay muchos pozos, que los pobladores excavan en busca de agua, pero este lugar estaba dentro de una propiedad de los padres de Paco.

“Después de una exhausta investigación y de una excavación de más de 20 días, a 80 metros encontraron el cuerpo de Judith Machaca, y no solamente el cuerpo de Judith, sino que junto con ella el cuerpo de otra mujer, aparentemente una adolescente”, relató Rodríguez.

Las autopsias confirmaron que se trata de los restos de Judith y de Noemí, desaparecidas en noviembre y octubre pasados, respectivamente.

Huye principal sospechoso en Perú

La activista afirmó que «este hecho, además de aberrante como cualquier feminicidio, tiene a los autores, digo autores porque en realidad no se sabe todavía si es uno o son varios, a miembros de la fuerza policial. Hay implicados en este caso lamentablemente miembros de la Policía Nacional del Perú».

Paco fue detenido por la desaparición de Judith el pasado 18 de diciembre, después de que la Policía encontró el celular de la joven en poder de su esposa.

Junto a la esposa, fueron detenidos igualmente los padres de Paco, como propietarios del lugar del entierro, los que seguían hasta este jueves bajo detención preliminar.

Sin embargo, el principal sospechoso de la desaparición de Judith recuperó su libertad el 31 de diciembre por decisión del juez Yuri Maquera, que no encontró suficientes pruebas para su detención preventiva, y ahora está prófugo.

Revela red de prostitución

Cuando se pensaba que la muerte de Judith podía estar vinculada con un presunto triángulo amoroso, apareció un video de Paco desde la clandestinidad en el que confesó haber sido cómplice en el ocultamiento de ambos cadáveres y de haber participado en una presunta red de prostitución de mujeres en Tacna, integrada por policías en actividad.

“El aduce que hay una red de trata, una red de prostitución, nombra a muchos, este video está en las redes sociales, no dice que es inocente, dice que es cómplice porque da detalles escalofriantes de supuestamente cómo han asesinado a Judith, pero sí acusa a otros con nombre y apellido”, afirmó Rodríguez.

En su confesión, publicada el martes en redes sociales, Paco menciona a seis policías implicados en esta mafia y señaló específicamente al suboficial Jhon Choque, como el policía que lo llamó a integrar esta red de trata y que presuntamente es el autor material de la muerte de Judith y Noemí.