Tráfico de madera ilegal de México hasta China

20
Foto: Cortesía

México.- Apenas transcurrían minutos pasados de las 7 de la mañana cuando el pequeño grupo de expedicionistas se toparon con una sorpresa, la tala y transporte de madera de manera ilegal.

En esa ocasión realizaban un monitoreo de águilas neotropicales, entre las reservas de Chan Kin y Yaxchilán, Chiapas, donde tenían un punto de muestreo. A las orillas del río Usumacinta hallaron alrededor de 150 troncos amontonados de caoba y otras maderas finas.

Junto a ellos más de una docena de hombres armados con escopetas los resguardaban, pues se disponían a cruzarlos durante la noche por la frontera rumbo a la capital de Guatemala. Al verlos, Alan Monroy y sus cuatro compañeros hicieron la pantomima de que venían acompañados de refuerzos. Los sujetos de nacionalidad guatemalteca, creyeron que era verdad y corrieron para no ser detenidos por traficar madera ese 2016.

Más tarde los troncos fueron decomisados por las autoridades y se utilizó para construir las bancas del salón de usos múltiples de una comunidad cercana. Al igual que esta madera que se intentó traficar a la región centroamericana, México se ha convertido en un punto de extracción ilegal de madera para su tráfico a países como China y también como un centro de triangulación para el lavado de madera importada, proveniente de la región del Amazonas y cuyo destino es Estados Unidos.

Al menos en las aduanas de Michoacán, Colima, Tamaulipas y Yucatán, se aseguraron 30 mil 748.52 metros cúbicos de maderas, entre las que destacan cedro, cocobolo, pino, granadillo y lupuna, entre otras. Lo mismo que ocho mil 915 piezas y 226 mil 640 kilogramos de diversas maderas tropicales, de diciembre de 2006 a diciembre de 2018, de acuerdo con datos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) obtenidos vía transparencia.

“En cuanto a la importación de maderas tropicales, México se ha convertido en un destino de madera tropical ilegal de la Amazonia y a la vez también en una lavandería, podríamos decir, de madera ilegal, posiblemente de Colombia, Perú, venezolana o brasileña y qué va con dirección a Estados Unidos”, explica Gonzalo Chapela y Mendoza, coordinador de políticas públicas de la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf).

Uno de estos daños al medio ambiente es el contrabando de especies comerciales, como son las de pino, resalta Chapela y Mendoza.

“Ahí el lavado de madera lo hacen las madererías. Regularmente compran madera ilegal y, también como la ley exige solamente la factura para poder mover madera con madererías, hay muchísima simulación. Están facturando madererías inclusive que ni existen, no les ponen regulación”, Aseguró Gonzalo.

Otro de los problemas, es también la nula revisión de las remisiones de carga y descarga de maderas mientras se transportan por carreteras, pues tampoco se acreditan y revisan que los permisos sean legales.