Nuevamente el calentamiento global nos muestra cómo hemos ido acabado con el planeta, en esta ocasión se encontró un oso polar buscando su alimento a varios kilómetros de su hábitat natural.

El oso fue encontrado a las afueras de la ciudad Norilsk, en el Ártico ruso y fue captado en fotografías por gente de la comunidad, que se sorprendieron por el hallazgo. El animal buscaba hambriento, buscaba comida cerca de la zona industrial de Talmaj, al noreste del poblado.

El mamífero se desplazó en los alrededores de una fábrica sin encontrar alimento y bajo el control de la policía, que lo vigilaba en todo momento junto con los servicios de urgencia para garantizar la seguriad de las personas.

También te puede interesar: Sargazo ya amenaza también a África y Europa

Aunque es poco frecuente que se presencien osos en la comunidad de Norilsk, el cambio climático y el deshielo hace que las incursiones de estos osos sean cada vez más frecuentes en los alrededores de las ciudades.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios