Muerte de más de 300 elefantes fue causado por una bacteria en el agua

10
MASHATU, BOTSWANA - JULY 26: at the Mashatu game reserve on July 26, 2010 in Mapungubwe, Botswana. Mashatu is a 46,000 hectare reserve located in Eastern Botswana where the Shashe river and Limpopo river meet. (Photo by Cameron Spencer/Getty Images)

En julio pasado se informó sobre la muerte de más de 300 elefantes de manera inusual en Botswana, y que pusieron en alerta a la comunidad internacional. Ahora se sabe que su muerte se debió a causa de una bacteria, aunque siguen las investigaciones.

Se trata de una cianobacteria que es capaz de producir toxinas que pueden envenenar a la fauna, tanto marina como terrestre, y en este caso produjo una toxina en el agua en la que bebían este grupo de paquidermos.

De acuerdo con el Departamento de Fauna Salvaje y Parques Nacionales de Botswana, 330 elefantes murieron en la zona de Seronga, además de registrar daños neurológicos.

Las hipótesis que han señalado los investigadores del Departamento de Fauna Salvaje y Parques Nacionales, los elefantes murieron tras un trastorno neurológico después de beber agua contaminada “por una floración tóxica” de cianobacterias.

Sin embargo, este es sólo el inicio de la investigación realizada por las autoridades de Botswana, ya que se siguen preguntando porqué los elefantes fueron los únicos afectados por el consumo de agua tóxica, en contraste con las hienas o buitres, que pudieron alimentarse de esos elefantes sin haber mostrado ningún malestar.

Al momento, la versión del agua contaminada se sostiene, pues las autoridades del gobierno de Botswana detectaron que las muertes cesaron sólo cuando los estanques se secaron.

Ahora el trabajo del Departamento de Fauna Salvaje y Parques Nacionales se centra en investigar por qué sólo los elefantes han sido los únicos afectados —hasta el momento— y qué pudo desencadenar el efecto mortal de la cianobacteria, ya que si bien produce toxinas, en general sus efectos no son graves.

Con información de Sopitas.com