La mejor versión sobre Carlos Mimenza, recapitulación de hechos

303
Mimenza títere de remberto

Carlos Mimenza

El caso Carlos Mimenza, ha generado varias teorías que van desde ser títere de algún político poderoso hasta posibles intereses electorales del propio empresario.

En un principio se creyó que se trataba de un personaje creado por el propio Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo, sin embargo pronto se desechó esta versión.

Hubo quienes sugirieron que pudo haber sido Miguel Ramón Martín Azueta (al frente de la oficina del Gobernador), pero que a éste se le había salido de control su títere, hipótesis también descartada, finalmente.

Lo que sí, es que Carlos Mimenza, no formaba parte del plan de ningún alto político en el actual Gobierno de Quintana Roo, entonces se le adjudicó a otro posible titiritero: el ex gobernador Félix González Canto, a quien en algún momento llamó ‘corrupto’, al igual que como lo hizo con sus otros ex amigos, Juan Pablo Guillermo, ex secretario de Planeación y Finanzas, y en cuya casa Mimenza dijo haber pasado al menos una navidad; y el ex presidente de Solidaridad, Mauricio Góngora Escalante.

El empresario, recordemos, hizo explotar las redes sociales cuando en un video dio a conocer un supuesto intento de soborno por parte de Félix González, quien le envió con su guardaespaldas una mochila rosa que contenía 5 millones de pesos en efectivo, y que el propio Mimenza mostró en el video, para momentos después dar a conocer que sí aceptaba el dinero, que no iba a callar las denuncias contra el ex mandatario, y que el efectivo sería donado a una fundación yucateca con la cual ya había hecho tratos anteriormente.

Esta acción, sin embargo despertó algunas sospechas ya que si se trataba de un soborno, el dinero debió haber sido puesto a disposición de las autoridades correspondientes. Al no haber sido así, Mimenza terminó lavando estos 5 millones de pesos de manera cínica, frente a miles de espectadores que vieron su video.

Pruebas sin sustento: “Mucho ruido y pocas nueces”.

Las supuestas pruebas que presentó Carlos Mimenza Novelo eran, como prometió, para encarcelar a varios políticos famosos en Quintana Roo. Dada la serie de sucesos acaecidos que le han dado una popularidad negativa a la entidad últimamente en los noticieros nacionales, el tema no tardó mucho en llegar a oídos del periodista Carlos Loret de Mola, quien lo entrevistó vía telefónica; y posteriormente de la reconocida periodista Carmen Aristegui, quien lo evidenció por su falta de pruebas contundentes y súbitamente detuvo todo seguimiento al caso de Mimenza, quedando éste último, como un mero hablador.

No obstante, todo puede suceder; bien sea que el empresario cozumeleño busque un cargo de elección popular o que las teorías sean ciertas y, efectivamente, haya un político titiritero que lo maneje, dando pie a nuevas posibles identidades.

La mejor de las versiones.

El Padre Pablo Pérez Guajardo, conocido crítico político solidarense cree que Carlos Mimenza era el prestanombres de Félix González Canto, que era a nombre de Mimenza como el ex mandatario ponía sus propiedades, con el dinero que provenía de las arcas del Estado y de los municipios en donde gobernaba el PRI.

Aunque aún se tiene que comprobar esto último, lo cierto es que Mimenza fue plenamente beneficiado por información valiosa para especular en la compra de terrenos durante los doce años en los que gobernaron Félix González y Roberto Borge.

Son 78 predios que en total tienen una extensión de más de 1000 hectáreas de los que se ha hecho este empresario recientemente; algunos, ubicados en zonas de lujo.

Su enriquecimiento es definitivamente atípico y según expertos en materia de bienes raíces es imposible que haya logrado especular de manera perfecta y sin equivocación alguna, de no haber gozado de información privilegiada por parte de los dos ex gobernadores anteriores a la actual administración, o como bien lo dice el propio Carlos Mimenza, por parte de sus amigos corruptos.

Si esto fuera cierto, entonces a quien se le habrían salido las cosas de control sería a Félix González, ya que al verse diezmado su control político en el Estado por la pérdida de la gubernatura (de su partido, el PRI), Carlos Mimenza quizás tendría mayor poder económico y ahora mediático como para sublevarse a quien lo puso en donde está, y peor aún para Félix, con su dinero.

Lo más reciente, Remberto detrás de Mimenza.

Ahora, en un video recientemente difundido en redes sociales se intenta relacionar a Mimenza con Remberto Estrada y no se descarta la posibilidad; las pruebas son válidas aparentemente, sin embargo es muy posible que la teoría no le atine todavía al titiritero que mueve los hilos de este terrateniente cozumeleño y que, en vista de lo manipulable que es, posiblemente el día de mañana publique un video arremetiendo en contra de los políticos del Verde Ecologista, o tal vez enseñando un papel con texto de relleno y asegurando que tiene pruebas para meter a todos los del PVEM a la cárcel.

95% de los votos son viscerales, 5% razonado y Mimenza lo sabe.

El empresario, hemos visto, le apuesta a las masas, sabe que hay una mayoría de gente fácil de manipular por religiones, políticos que juegan al caudillo, discursos fuertes nacionalistas, radicalismo de izquierda, etcétera. Pero, dejando a un lado la clase política, la percepción por parte de los intelectuales respecto a las acciones de Mimenza derivan en desconfianza; de hecho, en este círculo no ha logrado engañar a nadie.

¿Será que se va a lanzar para algún cargo de elección popular en el 2018? Él asegura que no.

¿Está loco?

Es una pregunta que se escucha mucho en el medio político, puesto que no hace las cosas “correctamente políticas” y sigue la estrategia de Donald Trump en Estados Unidos, hacer todo al revés y actuar influido por los sentimientos, no por el intelecto.

Aunque, esta posibilidad no se puede descartar por la simple razón que la mayoría de las locuras son hereditarias y fue Carlos Mimenza quien metió al manicomio a su propio padre, algo que está documentado porque fue un escándalo en los medios impresos de hace ya algunos años.