El secretario federal de Hacienda, Arturo Herrera calificó al Mando Único policial como la estrategia correcta para enfrentar la delincuencia en Quintana Roo porque implica una coordinación permanente entre fuerzas federales, estatales y municipales, mismas que en la primavera de este año serán albergadas en el centro de control C5, obra en la que se invertirán dos mil millones de pesos.

El funcionario federal junto con el gobernador Carlos Joaquín recorrieron ayer las obras del C5 en Cancún que albergará a todas las áreas relacionadas con la seguridad pública, como la Guardia Nacional, Policía de Quintana Roo, emergencias, protección civil, Fiscalías, Turismo y operación de los números 911 de emergencias y 089 para denuncias anónimas.

Desde este centro de mando se monitorearán 1,540 cámaras: 1,050 fijas, 350 de rotación, 140 lectoras de placas y 350 botones de pánico. Las áreas con las que operará el C5 son Monitoreo de Videovigilancia, Unidades de Análisis Criminal y de Inteligencia, Policía Cibernética y Registro Público Vehicular (REPUVE).

Hasta el momento, mediante el Mando Único policial se ha logrado una reducción de 15% en los índices de violencia en el estado, confirmó el gobernador mientras la Secretaría de Seguridad Pública estatal reportó en el último año la detención de 559 presuntos miembros del crimen organizado, de los cuales 191 están vinculados con el grupo conocido como “Los Pelones”, 80 con el cártel Jalisco Nueva Generación, 72 con el de Sinaloa, 35 con el del Golfo y 167 con grupos delictivos independientes. También se detuvo a seis sujetos ligados con grupos extranjeros, 5 vinculados con Los Barbudos y 3 identificados como miembros de La Línea.

En estas acciones durante 2019 se decomisaron 381 armas cortas y largas, un lanzagranadas, una granada, 10 mil 458 cartuchos útiles, 350 vehículos y 109 motocicletas y se aseguraron 71 mil 168 porciones de marihuana, 10 mil 735 de cocaína, 5 mil 732 de crack, 1 mil 633 de cristal, 373 pastillas psicotrópicas y 18 de heroína.

El gobernador Carlos Joaquín reiteró que 9 de cada 10 homicidios que se cometen en el estado son entre grupos de la delincuencia organizada; es decir, son ejecuciones perpetradas principalmente con armas de fuego.

Según el reporte más reciente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Quintana Roo es uno de los 11 estados donde la Policía Federal ha decomisado más armas a la delincuencia organizada. El año pasado en los aseguramientos de armas por parte de la PF en la entidad se reportaron 72 armas de fuego, entre cortas y de grueso calibre, cifra que posicionó a la entidad en el lugar 11 de las que más decomisos tuvieron, aunque con los aseguramientos de la Policía de Quintana Roo, esa cifra suma más de 400 armas ilegales, superando a los decomisos de la PF en estados como Sonora, Guerrero, Guanajuato, Puebla y Tamaulipas.

Todas esas armas son introducidas ilegalmente al país; el 70% de Estados Unidos y 30% de países de Europa como España, Italia, Austria y otros, por lo cual el gobierno de Quintana Roo ha insistido en colaborar con una estrategia nacional que frene el tráfico de armamento con el que los grupos del crimen organizado han fortalecido su capacidad de fuego y han disparado los índices de violencia en las entidades del país.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios