Aquí estará la biblioteca del futuro inspirada en los ‘agujeros de gusano’

La nueva biblioteca del futuro posee una forma similar a una estructura alienígena y está situada junto al mar. Se diseñó como un lugar multipropósito para que los visitantes escapen del bullicio diario y sueñen con viajar a otros mundos.

Este proyecto nuevo e innovador es semejante a una extraña estructura alienígena situada junto al mar y su diseño busca que los visitantes escapen del bullicio diario y sueñen con viajar a otros mundos y tiempos dentro de un lugar multipropósito debido a las características de su arquitectura.

Se trata de la  o “biblioteca de agujero de gusano”, que se construye en China y se espera que termine de ser construida en 2021. Este inusual proyecto está inspirado en una hipótesis astrofísica que postula la existencia de los llamados “agujeros de gusano”, un paso teórico a través del espacio-tiempo que podría crear atajos para efectuar largos viajes a través del universo, uno de los cuales fue recreado con asesoramiento científico en la película ‘Interestelar’ (2014), dirigida por Christopher Nolan.

“Este pabellón de sensuales curvas, que se encuentra en la costa de Haikou, en la provincia china de Hainan, parece que trasciende el tiempo y el espacio”, señala el estudio MAD Architects, dirigido por el arquitecto Ma Yansong, que ha diseñado esta biblioteca futuro.

Ubicada en el sureste de China, Haikou es la capital de la provincia insular de Hainan. Este sitio en el pasado sirvió como un puerto importante a lo largo de la Ruta de la Seda, y “actualmente se ha convertido en un área clave de la iniciativa de zona de libre comercio de la isla de Hainan”, puntualiza Yansong.

Esta edificación tiene 1,380 metros cuadrados construidos dentro de una superficie de terreno de 4.397 m2; se sitúa frente al Mar de China Meridional, en el Century Park, a lo largo de la costa de la Bahía de Haikou, según informan sus diseñadores.

La construcción de hormigón blanco como elemento que le confiere unidad, cuenta con paredes curvas que no solo sirven como estructura arquitectónica orgánica, sino que también conectan el techo, el suelo y las paredes.

Además cuenta con orificios de diferentes tamaños y formas emplazados en la edificación permiten que la arquitectura ‘respire’, mientras que la luz natural inunda su interior y los espacios grises de los pasillos exteriores proporcionan zonas sombreadas, para que los transeúntes se detengan y descansen, señala MAD.

Al interior de la biblioteca se encuentran dos partes: un espacio de lectura de 690 metros cuadrados, que puede almacenar alrededor de 10,000 libros; una cafetería y una terraza. Por otro lado tiene un área de descanso público de 300 metros cuadrados que estará equipada con un sistema de estacionamiento de bicicletas, baños públicos y áreas de duchas.

Explican que, para garantizar la precisión y la uniformidad en las superficies curvas, el edificio se está moldeando utilizando un modelo impreso en 3D (tridimensional) y un sistema de control numérico computarizado (CNC).

Todas las instalaciones mecánicas, eléctricas e hidrosanitarias (fontanería) del edificio han sido diseñadas para ocultarse dentro de la cavidad de hormigón para minimizar su apariencia y crear una mayor armonía visual.