Aumentan casos de niños con COVID-19 en México

De acuerdo a especialistas, el COVID-19 en niños se presenta con mayor incidencia en varones.

Tan solo en lo que va del año 2021, los casos positivos de COVID-19 en menores de edad han aumentado en algunos hospitales de nuestro país, tal es el caso del Hospital del Niño Morelense donde las atenciones se han multiplicado desde noviembre a la fecha.

Al respecto, Jorge Hernández, infectólogo pediatra, informó:

“Hemos visto mayores casos de COVID-19, esta nueva variante se ha demostrado que si tiene más afección en la población pediátrica que va de 2 a 16 años. Estamos teniendo 2-3 niños por semana, cuando antes era quizás 1 o 2 por mes”. Sin embargo, la positividad en menores de 16 años sigue siendo mínima en comparación con los adultos.

Por su parte, Fermín Morales, director general del Hospital del Niño Morelense, comentó:

“Es baja la incidencia, hemos tenido muchos casos sospechosos. Generalmente hay antecedente de contacto dentro de la familia, pero en términos generales los niños que han sido positivos y han necesitado hospitalización han sido relativamente pocos, la tasa es inferior al 1%”.

Dicha situación preocupa a los pediatras, pues el síndrome multisistémico inflamatorio secundario a COVID, que puede presentarse entre 1 y 4 semanas después del contacto del niño con un caso positivo y que produce la inflamación simultánea de sus órganos.

“Es una respuesta generalizada en la mayoría de los órganos, desde riñón pasando por corazón, hígado, intestino y en algunas ocasiones inclusive a nivel cerebral. Si es importante el hacerle prueba cuando el nene empieza a tener algún tipo de sintomatología, desde cefalea, dolor de cuerpecito, fiebre o temperatura alta, si hay que hacerle el examen”, explicó el doctor Fermín Morales.

En palabras de otra especialista, María José Ortiz, infectóloga pediatra, señaló:

“Es una enfermedad que es multisistémica, generalmente post-infecciosa, generalmente 2 a 3 semanas después, y los niños debutan con fiebre y muchos datos de inflamación a todos los niveles. Generalmente evolucionan bien, si la afección es grave, a nivel de órganos vitales como hígado, corazón, a la larga no es lo más común, pero si pudieran tener alguna secuela; usualmente la enfermedad no es fatal”.

Este síndrome afecta principalmente el aparato digestivo.

“Es muy confusa para los clínicos porque los niños habitualmente tienen más síntomas gastrointestinales; dolor abdominal, nausea, vómito, diarrea; que síntomas pulmonares, acompañado de fiebre y datos inflamatorios a nivel de piel. Los labios muy rojos, la lengua muy roja, o los ojos muy rojos, inflamación de palmas y plantas; si se identifica a tiempo existe un tratamiento multidisciplinario”, dijo Jorge Hernández, infectólogo pediatra.

Entre la población infantil de México, el COVID se presenta con mayor incidencia en varones, en un rango del 75 al 80% de los pacientes, y los casos graves, suelen estar asociados con enfermedades crónicas y problemas de peso.

María José Ortiz, infectóloga pediatra, señaló: “Los niños que se nos han complicado son o desnutridos severos o que tienen cierto grado de obesidad. Es un factor muy importante al igual que los adultos”.

Ante este panorama, pediatras señalan que es vital que la población infantil también esté vacunada contra la COVID-19 y aseguran que es positivo que nuestro país participe de los ensayos clínicos de las vacunas.

Otras secuelas del COVID-19 en menores de edad han sido problemas de estrés, ansiedad, sobrepeso, trastornos del sueño e incluso estrés post-traumático.