Descuartizados: Así trasladaban en “diablito” los restos de 2 niños en el Centro de la CDMX

Tras desaparecer dos niños, fueron hallados descuartizados, mientras eran transportados por un hombre en un “diablito” en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México.

Tanto Yair como Héctor fueron vistos por última vez el pasado martes 27 de octubre afuera de la vecindad donde vivían, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Ayer, martes 03 de noviembre sus padres acudieron al forense a identificar los cadáveres mutilados de los niños. Y en efecto, a ellos pertenecían los restos que un hombre cargaba el pasado domingo en un “diablito”: Yair de apenas 12 años y Héctor Efraín de 14.

Sus familiares jamás imaginaron que los cuerpos que hallaron entre la basura en las calles del primer cuadro de la Ciudad, serían los de sus niños.  Y es que cinco días después de su desaparición, la noticia de que un integrante de la Unión Tepito había sido detenido cuando llevaba los cadáveres mutilados de dos personas, los alertó.

Tenían esperanzas…

Aunque en la vecindad de la calle Pensador Mexicano, donde vivían los niños, se rumoraba que los habían hallado muertos, los padres no perdían esperanza. Por eso, no dejaron de colocar anuncios de la Alerta Amber.

Esos mismos papeles con la fotografía de los dos menores no duraban más de una hora pegados porque alguien los rompía. Pero ahí, Yahir y Héctor eran de todos conocidos.

Ambos niños de indígenas mazahuas de San Antonio Pueblo Nuevo, Estado de México, eran habitantes de la vecindad y desde pequeños se acompañaban en las horas de trabajo como ayudantes de sus padres comerciantes ambulantes.

Ambos pretendían estudiar, pero con la pandemia y el dinero que ganaban en la venta de dulces, olvidaron los libros. Por ello, ambos rondaban por las calles del Centro Histórico en busca de algún amor de adolescentes.

Así lo mostraban los mensajes encontrados en el celular de Héctor. Él, se comunicaba con una joven que le prometía una relación y por la que competía con un vendedor de droga.

Y aunque sospechaban que habían comenzado a vender droga, la familia piensa que ambos fueron ejecutados por la relación con la joven.

Las pruebas forenses advirtieron que los menores fueron torturados y mutilados.

Aún se desconoce cuándo fue, pero sus familiares exigen que la policía investigue, pues la madre de Yair, avisó a la policía sobre la desaparición de su hijo, horas después de que él no regresara a casa.

Ella recuerda que ese martes al anochecer, Yair buscó a la joven para decirle que iría a la tienda y que le compraría una gelatina. Él salió de la vecindad acompañado por Héctor, pero nunca regresaron.

Y aunque el celular marcaba una vecindad de Belisario Domínguez como último sitio donde estuvieron, la policía no los buscó ahí. Es por ello que la familia amenazó con bloquear calles y manifestarse para exigir justicia por el crimen. Por eso, la familia exige que den con los homicidas.

Con información de El Universal