Jorge el Travieso Arce, ex boxeador mexicano reveló la historia sobre el “levantón” que sufrió por policías, que al parecer al servicio del crimen organizado y quienes lo llevaron a una fiesta donde Joaquín el Chapo Guzmán, Ismael el Mayo Zambada y los hermanos Beltrán Leyva lo estaban esperando porque querían saludarlo.

“Un día me hizo la parada una policía y me llevaron, me vendaron los ojos que porque me querían saludar y me llevaron a un rancho, no sé, no supe dónde porque me vendaron los ojos, que no me iba a pasar nada y pues fui, ni modo de decir que no, pues era gente armada [sic]”, comentó el Travieso Arce en entrevista con el periodista Javier Alarcón, transmitida en su canal de YouTube.

Arce relató que los hechos sucedieron en la temporada posterior a su participación en el reality show Big Brother VIP, allá por el año 2003. Para ese entonces, su fama se había incrementado notablemente, por lo que en cada lugar que la gente lo veía le pedía fotos y autógrafos, según relató.

El Travieso Arce indicó que un día fue detenido cuando iba en su coche, le vendaron los ojos y lo llevaron a una fiesta en la que nunca supo dónde quedaba. Pero sí pudo reconocer a quienes se encontraban ahí “Todos los nombres que te puedas imaginar”, contestó Arce a Alarcón, sin aparente intención de querer entrar en detalles.

Aunque mencionó que entre los asistentes, se encontraban Joaquín el Chapo Guzmán, Ismael el Mayo Zambada o Juan José Esparragoza Moreno, alias el Azul y también los hermanos Beltrán Leyva.

“Unos ya están muertos”, dijo refiriéndose precisamente a Arturo Beltrán Leyva, que murió en 2009 en un enfrentamiento contra la Armada, ocurrido en Cuernavaca, Morelos.

Asimismo, comentó que al llegar a la fiesta saludó a todos los ahí presentes, con quienes estuvo conviviendo un rato, ya que eran admiradores del desempeño del Travieso en el ring.

“Me saludaron, saludé a toda la gente, todos los nombres (del narcotráfico) que te puedas imaginar, ahí estaban en esa fiesta, saludé a todos: ‘Hola, mucho gusto, yo lo he visto a usted’”, les decía mientras ellos le contestaban: “Campeón, te queremos, prepárate, cuídate y te apostamos”.

¡Le tenían preparado un regalo!

Además de los narcotraficantes ahí presentes, entre ellos los principales líderes del Cártel de Sinaloa, había una camioneta de la marca BMW con un moño rojo, que era para él, por ser entonces el campeón del mundo en boxeo, pero se negó a aceptarla.

“Me acuerdo que tenían una camioneta, una X5 con un moño rojo y les dije: ‘¿Y esa camioneta?’, ‘Es para usted’, dije: ‘No, ¿cómo que para mí?’, ‘Sí, se la compramos entre todos, cooperamos’, yo dije: ‘Yo no puedo agarrar esa camioneta, ni la tenencia voy a alcanzar a pagarla’, total que no la acepté”.

Entonces, cuenta el ex boxeador originario de Los Mochis, Sinaloa, le preguntaron qué era lo que quería, a lo que respondió que solo deseaba volver sano y salvo al lugar en el que lo había recogido. Dicha petición, señaló, le fue cumplida.

“’Bueno, pues, entonces, ¿qué es lo que usted quiere?’, ‘Lo único que quiero es que me lleven a donde me recogieron, sano y salvo, nada más, lo demás no pasa nada’. No les acepté el regalo y aquí estoy”, expresó.

También te puede interesar: A Jenni Rivera la asesinaron por no acatar las órdenes de ‘El Chapo Guzmán’

Afirmó que esta peculiar y peligrosa historia será contada en la serie de su vida:

“Está a punto de hacer la serie de mi vida, y cuando hagan la serie de mi vida voy a contar todo”, afirmó el boxeador.