El grito sexual de este pez podría dejar sordas a otras especies marinas

Foto: reypezpacific.com

Playa del Carmen, Qroo.- Durante su desove y reproducción, emite el sonido más impactante conocido hasta ahora, por lo cual es un pez que podría dejar sordas a otras especies marinas como los delfines, su nombre es: corvina.

Hasta ahora no se tiene registro de un animal marino qué emita un sonido así de intenso

De acuerdo con la investigación denominada “Un sonido que vale la pena salvar: características acústicas de una agregación masiva de desove de peces”, a cargo de los científicos Brad E. Erisman y Timothy J. Rowell y publicado por la Royal Society, “los coros grupales de animales marinos pueden producir sonidos extraordinariamente fuertes que elevan marcadamente los niveles del entorno sonoro ambiental”.

El anterior es el caso de la corvina del Golfo (Cynoscion othonopterus), un pez marino sonífero el cual analizaron estos investigadores, que comapraron sus sonidos con los de otros animales acuáticos, mediante la “acoplación de encuestas de ecosonda e hidrófono para estimar la magnitud de la agregación y los sonidos producidos durante el desove”.

Impactante frecuencia

Con su estudio pudieron comprobar lo que ocurre “en el paisaje sonoro generado por la presencia de hasta 1.5 millones de corvinas dentro de una agrupación de desove que abarca distancias de hasta 27 kilómetros, demostrando que las llamadas de corvina macho, representan los sonidos más fuertes registrados en un pez marino, suficientemente altos como para dañar el oído de otros animales marinos”, apuntan.

Las frecuencias máximas medias de llamadas y coros fueron 384 Hz y 377 Hz, respectivamente. “El coro de la agregación puede elevar el entorno sonoro local 21 veces más alto que los niveles ambientales, por lo que estos eventos únicos de comportamiento acústico son un verdadero espectáculo de vida silvestre”.

Al respecto de las corvinas

En este trabajo financiado por el programa Ocean Acoustics de la NOAA, se explica que la corvina del Golfo es endémica del norte del Golfo de California, México.

“Cada primavera, todos los adultos de la especie migran al Delta del Río Colorado para formar una agregación de desove de varios millones de peces” señalan Brad E. Erisman y Timothy J. Rowell.

Los sonidos por el apareamiento son audibles para los pescadores que van en los navíos e incluso son más fuertes que sus motores; así que para ellos “es fácil localizar y capturar peces durante el desove”.

“Una sola panga con una red puede capturar dos toneladas de corvina en minutos, y la flota local de 500 pangas cosecha hasta 5 mil 900 toneladas equivalente a 2 millones de corvinas, en 20 días de pesca cada año, colocando a la especie en gran riesgo de colapsar”, señalan los investigadores.

También te puede interesar: Presentarán documental artístico sobre Playa del Carmen

Los autores destacaron que “recientemente se implementó una prohibición regional de redes agalleras comerciales para proteger otras dos especies endémicas y en peligro, la vaquita marsupial (Phoceona sinus) y la Totoaba (Totoaba macdonaldi), pero permite que continúe la pesca con red agallera de la corvina durante el desove”, lo cual la deja en riesgo de desaparecer