Santiago Nieto detalló que los millones de dólares depositados por Odebrecht al extitular de Pemex, Emilio Lozoya Austin, entre 2010 y 2016 circularon por Quintana Roo, Chihuahua, Veracruz y Estado de México para elecciones locales.

De acuerdo con lo descrito en el libro de Santiago Nieto Castillo, quien ejerció el cargo de titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales, adscrita a la Procuraduría General de la República (PGR) y actual titular de la Unidad de Inteligencia Financiera del Gobierno de México y quien fue destituido de la Fepade en 2017, reveló en su libro “Sin filias ni fobias” (Grijalbo, 2019),, que la constructora brasileña Odebrecht, financió las campañas electorales locales de cuatro estados, entre ellos Quintana Roo.

En año 2017, Marcelo Odebrecht, director de dicha empresa, declaró en un juicio que le dio 10 millones de dólares al ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, a cambio de que si el PRI ganaba la presidencia, recibiría cuatro contratos de obra pública.

Seis meses después, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Electorales (SEIDF) comenzó una investigación y se informó que durante juicios en Estados Unidos y Brasil, dichos recursos fueron utilizados en campañas electorales locales de dichos estados.

“Las transferencias detectadas correspondían a 2010 y 2011 en cuanto a elecciones locales y a 2012 cuando se llevó a cabo la elección federal que puso en Los Pinos al priista Enrique Peña Nieto”, escribió Nieto.

Nieto buscó entrevistar a la cabeza del conglomerado, Marcelo Odebrecht, y tener acceso a la información del caso de la Fiscalía de Brasil para probar que se habían transferido millones de dólares con destino a algún proceso electoral mexicano.

“Las transferencias detectadas correspondían a 2010 y 2011 en cuanto a elecciones locales y a 2012 cuando se llevó a cabo la elección federal que puso en Los Pinos al priista Enrique Peña Nieto”, escribió Nieto.

Caso Lozoya: Odebrecht pagó elecciones en Quintana Roo

Los gobernadores del PRI que ganaron las elecciones en 2010, fueron Javier Duarte Ochoa en Veracruz, César Duarte Jáquez en Chihuahua, Roberto Borge Angulo en Quintana Roo, mismos que ya enfrentan un proceso legal por desvío de recursos públicos.

Sin embargo, esos presuntos delitos electorales en aquellos comicios de hace casi una década ya prescribieron. Aunque, por el delito de cohecho (soborno), aún hoy, es posible imputarle responsabilidad a Peña Nieto, observó el actual titular de la UIF.

Además, los probables delitos electorales en las elecciones de 2014-2015 y 2016 no han prescrito. En caso de acreditarse las transferencias monetarias a esas campañas, el probable delito prescribiría en 2026, advirtió Nieto.

Además de financiar campañas del PRI, Lozoya obtuvo 6 millones de dólares más

Según la declaración de Norberto Odebrecht, Lozoya Austin además de recibir el soborno de 10 millones de dólares, supuestamente para financiar las elecciones presidenciales, obtuvo 6 millones de dólares más que se le entregaron durante el proceso electoral 2014-2015, las entonces mayores elecciones de la historia, en palabras del Consejero electoral Lorenzo Córdova.

Nieto detalló que por instrucciones de Hildeberto Mascarenhas Alves da Silva filho, y con apoyo de Luiz Mameri, vicepresidente para América Latina y Angola de Odebrecht, se transfirió un millón de dólares a la empresa Zecapan, instalada en las Islas Vírgenes Británicas, que a su vez se trianguló al principado de Liechtesntein. La operación se repitió hasta completar los 6 millones.

Con información de Sin Embargo