Al cabo de una semana en que México estuvo conmocionados por el caso de Fátima, Gladis Giovana “N” y su pareja, Mario Alberto “N” fueron finalmente vinculados a proceso como presuntos responsables del secuestro agravado y feminicidio de la niña Fátima Cecilia “N”.

La madrugada de este sábado, luego de poco más de tres horas de la audiencia inicial, el juez de control Agustín Moreno Gaspar determinó que la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJCDMX) aportó los suficientes datos de prueba para acusar que ambos son los responsables del crimen contra la menor de 7 años, ocurrido en las alcaldías Xochimilco y Tláhuac.

El juez ordenó como medida cautelar, que Giovana y Mario permanezcan en prisión preventiva oficiosa en el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla y el Reclusorio Preventivo Oriente, respectivamente, durante los próximos cuatro meses.

Durante este lapso, su defensa –abogados de oficio– y la Fiscalía Antisecuestros de la FGJ local deberán aportar las pruebas de cargo y descargo para el cierre de la investigación complementaria.

La determinación del juez se da justo una semana después de que autoridades policiacas hallaron el cadáver de Fátima Cecilia en un camino de terracería de Tláhuac, el sábado 15 de febrero.

Cuatro días antes, el martes 11 de febrero, Giovana se la llevó de la escuela Enrique C. Rébsamen, de Tulyehualco, presuntamente por orden de Mario, quien la amenazó con que, si no le llevaba a una niña, dañaría a sus propios hijos.

Al obtener a la niña, fue entonces cuando Mario habría abusado sexualmente de la menor, para luego, entre ambos, asesinarla.

Ambos fueron detenidos la noche del miércoles 19 de febrero en el municipio Isidro Fabela, en el Estado de México, donde se escondieron, pero la tía de Mario los descubrió y los delató con la policía municipal informó El Universal.

”Este hombre, no es un hombre es una bestia”, dijo de las vecinas del reclusorio Oriente que protestaron tras el ingreso…

Posted by Denise Maerker on Friday, February 21, 2020

 

La audiencia

Después de que fueron ingresados a los respectivos penales, Giovana y Mario fueron llevados a la sala 7 de oralidad del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TDJCDMX), en la colonia Doctores. Ambos fueron custodiados, cada uno, por al menos tres elementos de la Policía Bancaria Industrial (PBI).

Ahí también estaba el fiscal Antisecuestros, Luis Fernando Trejo Vargas, y el juez de control, Moreno Gaspar.

La audiencia comenzó poco después de las 10 de la noche, pero pronto los abogados de oficio de los acusados pidieron un receso al juez para conocer el expediente del caso. Y es que, pocas horas antes, Angélica Urbina, defensa particular de Giovana, renunció al caso tras denunciar que, tanto ella como el despacho “Urbina” al que representa, fueron amenazados por un sector de la sociedad.

Al mismo tiempo, el fiscal Trejo pidió al juez que la audiencia fuera privada, es decir, sin la presencia de medios de comunicación, con el argumento de proteger información sensible sobre el crimen contra Fátima informó Proceso. El juez lo concedió.

También te puede interesar: Madre de Fátima conoció en una fiesta a mujer que se robó a la niña

Al término de la misma, alrededor de las tres de la mañana, el fiscal confirmó que los ahora imputados se reservaron su derecho a declarar. No obstante, afirmó que hay suficientes datos de prueba para que ambos enfrenten a la justicia por el crimen.