“Ameba comecerebros”: ¿Qué es? ¿Cómo se transmite? ¿Tenemos que alarmarnos?

Recientemente se conoció la noticia de un niño de 6 años en Texas que falleció a cusa de una “ameba comecerebros”, además, en este estado se han realizado distintas alertas a vecindarios para que hiervan el agua debido a la presencia de este agente.

Aunque no se ha reportado una infección masiva por esta ameba, sí han surgido distintas alarmas, en especial por la cercanía de México con Estados Unidos al ser países fronterizos.

Esta ameba tiene algunas particularidades como que no necesita de un hospedador, además, de que se reproduce sin mayores condiciones especiales, pero puede resultar letal en 80% de los casos.

Quizás te gustaría leer: Muere niño de 6 años en Texas a causa de la ameba comecerebros

¿Qué es la ameba comecerebros?

Su nombre científico es Naegleria Fowleri y solo afecta al cuerpo si sube hasta el cerebro, provocando encefalitis crónica y otros daños neuronales.

Esta ameba se da con mayor frecuencia en cuerpos de agua cálidos y que no tienen tratamiento como: lagos, estanques, piscinas sin mantenimiento y ríos. Normalmente ingresa al cuerpo humano cuando las personas entran a estas aguas y sumergen la nariz, lo que hace que las amebas se alojen y lleguen hasta el cerebro.

Aunque tiene mayor frecuencia de casos en Estados Unidos, también se han detectado infecciones por esta ameba en Argentina, Venezuela, Costa Rica, Perú, Chile, España y Checoslovaquia.

De acuerdo con el diario El Universal, el primer caso en México se presentó a finales de la década de los 70 y no hay muchos datos epidemiológicos sobre esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas y a quiénes afecta con más fuerza la Naegleria Fowleri?

La ameba comecerebros tiene mayor incidencia en los niños menores de 12 años y los adultos mayores. En el caso de los primeros, porque su sistema inmunológico aún no se ha desarrollado por completo y, en los ancianos, porque sus defensas son más débiles, lo cual hace que no tengan mucha resistencia.

En cuanto a los síntomas, mientras la Naegleria Fowleri entra a la nariz y se reproduce, se producen molestias similares a las de una simple gripe (malestar nasal, congestión y fiebre). Sin embargo, cuando llega al sistema nervioso central y toca el cerebro y la meninges (membrana que recubre este órgano), empieza a atacar las neuronas y se produce una necrosis.

Mientras la ameba se aloja y empieza a dañar los tejidos cerebrales, entonces comienzan los dolores de cabeza, náuseas, vómitos, convulsiones espontáneas, alteraciones sensoriales y cambio en el estado de ánimo hasta  provocar la muerte por un paro cardiaco.

¿Hay tratamiento para curar esta ameba?

En principio, el tratamiento más óptimo es estar alerta ante cualquier información cercana a su comunidad, si nota que hay alguna alerta, es necesario que hierva el agua que utilizará para bañarse, lavar los platos y consumo normal.

En caso de descubrir que posee la ameba, se aplica un tratamiento con antofericina B, un antibiótico que se utiliza para la bacteria Streptomyces nodosus y que ha dado buenos resultados con la Nagleria Fowleri.

Además, se utiliza un cóctel de antimicrobianos y antiparásitarios para evitar que esta siga avanzando sobre los tejidos cerebrales y deje daños irreparables.

Lamentablemente, solo 20% de los infectados logra recuperarse de este agente patógeno, ya que su velocidad de daño es tan alta que muchos no resisten ni siquiera los 8 días con la ameba.

¿La ameba comecerebros podría provocar una situación de alarma mundial?

Por suerte, desde el descubrimiento de esta ameba solo se han detectado cerca de 400 casos, aunque en los últimos días ha habido un repunte importante de casos en Texas, lo que mantiene en vilo a los habitantes de este estado de EE UU.

Además, hay forma de prevenirla ya que no se transmite por aire como los virus u otras enfermedades, incluso, desde las propias plantas de tratamiento, esta se puede eliminar, por lo que se le cataloga como una enfermedad poco frecuente.