Un conductor de autobús sufrió muerte cerebral tras ser atacado por al menos tres pasajeros a los que les pidió usar el cubrebocas.

Philippe Monguillot, de 59 años de edad, falleció en el hospital, según informó su hija Marie. “Decidimos dejarlo ir. Los médicos estaban a favor y nosotros también”, dijo.

Monguillot fue atacado el domingo pasado en la ciudad de Bayona, luego de que le pidiera a tres pasajeros usar las mascarillas faciales, conforme a las normas de Francia a causa del coronavirus, y trató de revisar el boleto de otro hombre.

Dos hombres de 22 y 23 años de edad, han sido acusados de intento de asesinato, otros dos de no asistir a una persona en peligro y otro con el intento de ocultar a un sospechoso, informó la oficina del fiscal local.

Jerome Bourrier, fiscal de Bayona, confirmó a la agencia de noticias AFP, que el conductor había muerto y que pediría se cambiaran los cargos para tener en cuenta su muerte.

Por su parte, la familia del conductor organizó una marcha silenciosa en su honor el miércoles, cuando salieron de la parada de autobús del incidente.

En la parada se dejó una foto de Philippe Monguillot y su esposa Veronique, junto con tributos florales de los lugareños.

Mientras tanto, sus colegas se han negado a trabajar tras el ataque, asegurando que reanudarán labores hasta el lunes bajo seguridad reforzada, dijo el operador local.

Esto incluirá un agente de seguridad a bordo del llamado Trambus, largos autobuses que recorren Bayona y sus alrededores en el país vasco, generalmente pacífico.

Con información de Excelsior.