Nuestro planeta podría convertirse en un ‘infierno inhabitable’ advierte la ONU

Debido a que en los últimos años se registraron 7 mil 348 desastres naturales, casi el doble de los sucedidos entre 1980 y 1999, la ONU exhorta a los países a dedicar más dinero a los sistemas de alerta temprana en la atención de desastres naturales.

Debido al aumento de los desastres naturales de los últimos años como consecuencia del cambio climático, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó que el planeta podría convertirse en un “infierno inhabitable”.

Con el informe “El costo humano de los desastres 2000-2019”, la organización señala que cada año ha aumentado el número de catástrofes naturales como incendios e inundaciones.

“Los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos -cuya frecuencia, intensidad y gravedad han aumentado a causa del cambio climático- afectan de manera desproporcionada a las comunidades vulnerables. Y, a pesar de ello, una de cada tres personas todavía no está adecuadamente cubierta por sistemas de alerta temprana”, sentenció.

Actualmente tenemos el doble desastres naturales en comparación a los años 80’s-90’s

De acuerdo con la organización, en los últimos años se registraron 7 mil 348 desastres naturales, casi el doble de los sucedidos entre 1980 y 1999.

La ONU destacó que en los últimos 50 años, 11 mil desastres se atribuyen al tiempo, el clima y fenómenos como tsunamis asociados al agua, que causaron 2 millones de muertes y pérdidas económicas de hasta 3.6 billones de dólares.

Asimismo el organismo internacional advierte que para el 2030 la ayuda humanitaria internacional podría incrementar hasta un 50 por ciento, en comparación con los 108 millones de personas que la necesitaron en todo el mundo en 2018.

Con base en el informe, la ONU exhorta a los países a dedicar más dinero a los sistemas de alerta temprana que puedan mejorar su capacidad de preparación, respuesta y mitigación del impacto de catástrofes.

Por último, la ONU advierte que el cambio climático seguirá siendo una amenaza en los próximos años, además sugiere que la pandemia de Covid-19 puede ser una oportunidad para aprender adaptación y resiliencia.