La hidroxicloroquina se popularizó después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmara que tomarlo de forma previa evitaba el contagio de Covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la suspensión temporal de los ensayos con hidroxicloroquina en pacientes de Covid-19, a fin de evaluar los daños que podría causar en a quienes ya la han consumido.

Los Ensayos Solidaridad, que se realizan en 35 países miembros de esta Organización, sólo suspenderán el uso de este medicamento en particular, mientras que el resto de las pruebas continúan, informó que el director de la OMS, Tedros Adhanom.

“El grupo ejecutivo ha implementado una pausa temporal del brazo de hidroxicloroquina en el ensayo de Solidaridad, mientras que los datos de seguridad son analizados por la junta de monitoreo. Los otros brazos del ensayo continúan”, indicó.

Durante una conferencia de prensa en línea, Adhanom aclaró que el uso de este medicamento continúa siendo efectivo para enfermedades como la malaria y para algunos pacientes con enfermedades autoinmunes.

La suspensión se considero conveniente después de que la prestigiada revista científica The Lancet, publicada el 22 de mayo, reveló que tanto la hidroxicloroquina como la cloroquina en pacientes que sufren Covid-19 han generado riesgos de arritmia cardiaca así como el aumento del riesgo de mortalidad en los pacientes ingresados en hospitales.

Días atrás, mediante un comunicado, la farmacéutica Novartis informó sobre el donativo a México de hidroxicloroquina para tratar a 20 mil pacientes con Covid-19; el fármaco fue entregado al Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ).

Con información de medios nacionales e internacionales.