Anuncian Carlos Joaquín y Yohanet Torres austeridad ante recorte presupuestal

Carlos Joaquín y Yohanet Torres
Carlos Joaquín y Yohanet Torres

Cancún.- Ante el actual déficit en la entrada de recursos y los recortes previstos para el presupuesto de 2021, el Gobierno del Estado analiza el poder fusionar o reestructurar sus dependencias, para reducir gastos burocráticos, reveló el gobernador Carlos Joaquín González, quien indicó que esperan cerrar el año con una caída de mil 600 millones en ingresos propios y de 774 millones de aportaciones federales.

Acompañado de la secretaria de Finanzas y Planeación, Yohanet Torres Muñoz, el gobernador habló por más de una hora sobre el proyecto de presupuesto del año próximo, el plan de austeridad y ajustes que se efectuarán, por el impacto de la pandemia del COVID-19, así como los proyectos que se revisarán con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, en su visita al estado mañana.

Yohanet Torres explicó que en el proyecto de ley de ingresos federal, actualmente a consideración de la Cámara de Diputados, existe un incremento del 6.5% en lo que se le asigna a Quintana Roo, ya que pasará de 41 mil 492 millones de pesos, a 44 mil 653 millones, para 2021.

Sin embargo, la mayor parte de estos recursos son ejercidos por el Gobierno Federal (no tributarios), e incluyen proyectos como el Tren Maya. En cuanto a los recursos que llegan al Gobierno del Estado, estos sufren una disminución del 9.3%, al ir de 14 mil 41 millones de pesos (2020) a 12 mil 773 millones, unos mil 308 millones de pesos menos.

En cuanto a la entrega de recursos por estado, Quintana Roo figura en el lugar 22 del ranking nacional, y si se considera el monto per cápita, queda en la posición 15.

El gobernador mencionó que, de todos los fondos de aportaciones afectados, les genera especial preocupación el Fone, que es usado para la nómina magisterial, pues en Quintana Roo todos los años se necesitan más maestros, por su crecimiento poblacional.
Otro punto es averiguar cómo será suplantado el Fortaseg, fondo que desaparecerá y que eran recursos que iban directamente a los municipios para materia de seguridad. Aunque se ha dicho que será reemplazado por acciones directas de la Federación, todavía se desconocen los detalles.

 

También enfatizó que estos recursos listados son los autorizados, los que proyecta el congreso; pero los montos recibidos este año no han coincidido, pues la Federación incluso agotó su fondo de compensación y aún así se tiene un déficit en la entrega de las participación.

Carlos Joaquín recordó que la Ley de Ingresos entregada al Congreso de la Unión se basa en cálculos sobre el precio del petróleo y otros indicadores de crecimiento, que discrepan con los que señalan entes internacionales. Por ello, es probable que los montos que efectivamente se entreguen en 2021 no sean los autorizados en la ley.
Yohanet Torres mencionó que en 2020 el presupuesto fue de 35 mil 193 millones de pesos, lo que será recortado en un 2.5% para 2021, para quedar en 34 mil 315 millones.

Ante esta reducción, la Sefiplan ya elaboró un plan de austeridad, que incluye reducir los recursos para servicios personales en un 20%, reducir el gasto de electricidad y agua en un 10%, el de arrendamientos de inmuebles, vehículos, mobiliarios o computadoras en un 15%, el de la difusión y servicios generales en un 15%, y en papelería, viáticos, accesorios y mantenimiento igual en un 15%.

Todas las dependencias tienen metas de ahorro, pero la secretario mencionó que tratarán que las reducciones no toquen la nómina, pues el recurso humano sería el último al que “echarían mano”, pues estima que con estas medidas sería suficiente para atender el “boquete” financiero generado por el COVID-19.

Sobre este “boquete”, mencionó que en lo peor de la pandemia, la recaudación estatal llego a bajar hasta en 3 mil 327 millones de pesos, pero ya se ha recuperado a una pérdida de 2 mil 300 millones de pesos, hasta la fecha de ayer. Como muchos de los derechos e impuestos fueron trasladados de marzo, abril y mayo, hasta finales de año, esperan poder repuntar en la recaudación para cerrar el año con una caída de mil 600 millones de pesos.

El gobernador dijo que la recuperación avanza por arriba de las expectativas, lo que es un buen augurio y que hay muchas aerolíneas deseosas de aumentar sus vuelos, ante la creciente demanda turística.

Por ello, indicó que aunque cerrar el año al 60% de ocupación puede sonar alarmante en otras circunstancias, al considerar que hay mil millones de viajes cancelados en el mundo por el COVID-19, la cifra incluso es atractiva.

Por la rápida recuperación del estado, añadió, incluso hay interés de la iniciativa privada de invertir en Quintana Roo.

A pregunta expresa de si se pensaba otra fusión de dependencias, como con la Oficialía Mayor, que será absorbida por Sefiplan, el gobernador contestó que efectivamente se analiza, aclarando que sí acudirán al congreso en caso de que se decida.

“Hemos visto cambios en la vida, no solo en la nueva normalidad, sino en la necesidad de crecer en instancias que tienen que ver con el cuidado de la salud”, menciónó, aclarando que no es solo el Sesa. “Esto nos obliga a revisar la organización del gobierno, pues hay dependencias que pierden fuerza y otras que requieren atención”.

PACTO FISCAL Y NUEVOS PROYECTOS

En varias ocasiones, el gobernador se refirió a la propuesta que Quintana Roo le hizo al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y que pudieran suponer un nuevo pacto fiscal. Lo anterior, en vista de que en el dinero que le toca a Quintana Roo, incrementan los que aplica directamente la Federación y disminuyen los que le scorresponde al estado y municipios.

La propuesta es que se permita participar al gobierno estatal en algunos que no son tributarios, para equilibrar esta situación. También podrían cederse algunos derechos que el gobierno federal tiene poco interés en recaudar, lo que podría suponer la generación de más recursos.

“Esto no es pedir dinero, sino ser partícipe de la recaudación”, comentó el gobernador, mencionando que de esta manera Quintana Roo, un estado que aporta más de lo que recibe, obtendría más recursos, sin que se tenga que lastimar a los estados que reciben más de lo que aportan.

Por último, mencionó que muchos de estos fondos federales son para grandes proyectos, los que, en caso de no poder concretarse, podrían ser reasignados para proyectos de infraestructura estatal.

Sobre la visita de este funcionario federal el estado, Joaquín González mencionó que revisarán un proyecto que él le presentó directamente al presidente, que es un plan de movilidad para Benito Juárez, con nuevas avenidas y un sistema integral de transporte, además de incluir el puente sobre la laguna Nichupté.

Mañana, indicó, revisarán el nuevo trazo de este puente, que se modificó para no pasar por zonas protegidas (manglares).

También se revisará el proyecto del Tren Maya, que ya está aprobado en su tramo de Yucatán a Cancún, pero que está detenido (licitación desierta) en el tramo de Cancún a Tulum, mismo que incluye la ampliación de la carretera federal Cancún-Playa del Carmen, con un carril más por lado.

El gobernador reveló que este proyecto será dividido en tres para este tramo, de Cancún a Puerto Morelos, de Puerto Morelos a Playa del Carmen y de Playa del Carmen a Tulum.
Además, se revisará la propuesta de construir una planta generadora de energía, de ciclo combinado, para la Comisión Federal de Electricidad, pues Quintana Roo recibe su electricidad de otros estados, lo que encarece su costo, lo que a su vez genera una desventaja para la atracción de inversiones.

El gobernador recordó que de por sí la zona norte de Quintana Roo tiene un mayor costo de la tierra y mano de obra, lo que la pone en desventaja con otras entidades.

Por otro lado, cuestionado sobre la protesta en la Fiscalía General del Estado, el gobernador dice que están atentos a lo que ocurre, pero que es un organismo autónomo y respeta sus decisiones. Añadió que es posible que muchos de los que están inconformes pudieron no ser eficientes en su labor o no haber aprobado los exámenes de control y confianza.