Cancún.- Equipos que llevan descompuestos varios años, pacientes que esperan cama con todo y suero, acostados en las sillas de la sala de espera, consultas y estudios que se postergan por meses y mal trato a los derechohabientes, son algunas de las cosas que denuncian ocurren en la clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Cancún.

“No me puedo hacer el estudio, porque hasta el 26 de noviembre empiezan a dar citas; el doctor me mandó un estudio la semana pasada que fui y me dijo: cuando esté viene para que le diga lo que tiene, pero ahora hasta noviembre me van a dar la cita para que me digan cuándo me atienden”, denunció en entrevista Rosa Jiménez, una derechohabiente.

Y por esta espera ella no puede operarse ni continuar su tratamiento, pues pese a que se supone que iba directo al quirófano un doctor pidió que fuera a una consulta previa, para la cual deberá esperar cerca de dos meses tan solo para que le asignen la fecha de dicha consulta, lo que puede complicar aún más su salud.

“Faltan medicamentos, faltan médicos, no hay. Faltan aparatos, como el de Oftalmología, que se echó a perder y no lo han compuesto, tienen como cuatro años que se echó a perder y por eso no me operaron aquí; y te tratan de mala gana”, lamentó.

Una de las carencias más evidentes al llegar a la clínica es la falta de camas para los pacientes, muchos de los cuales tienen que esperar en la sala de espera incluso con el suero puesto.

Derechohabientes que tienen tratamientos desde hace años indican que nunca habían visto una situación tan mala, pues incluso cuando se les manda con cita a Mérida para estudios o especialistas, les vuelven a dar cita allá y los regresan a Cancún sin ser atendidos, porque allá también están saturados.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios