Tras ecocidio en “Punta Norte”, ambientalista señala que Cozumel es “municipio sustentable”

Cozumel.- Las áreas naturales protegidas tienen densidad cero, no se debe de construir nada, explicó Miguel Álvarez Ancona, empresario cozumeleño y luchador social al referirse a la cabaña en construcción en el camino a “Punta Norte”, donde todavía no se sabe qué dependencia autorizó esa devastación de la zona.

Se dice preocupado por la zona protegida y no están consideradas como zona de amortiguamiento de acuerdo al Plan de Manejo de la Zona Norte de Cozumel; la encargada de vigilar que se cumpla es la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), pero lamentablemente ya se están lotificando en lugares como camino a “El Cielo”, cuando todo está regulado por el Reglamento.

“Hay ranchos de 500 hectáreas, se tiene derecho a una cabaña por hectárea. Hay otros que quedaron con ‘cero densidad’, una parte es particular, otra ejidal y otra la tiene el gobierno del Estado”, reafirmó.

Habló de los tratados internacionales de protección de la tortuga, que al mismo tiempo protege al camarón. También dijo que el presidente municipal, Pedro Joaquín Delbouis está mal asesorado en temas ambientales, pues sembraron árboles donde no crecen. Puso de ejemplo lo de “Caletita” y el gobierno del estado no se ha pronunciado para respetar el medio ambiente, pues Cozumel es un municipio sustentable.

Recomendó que debiese haber una caseta de control de entrada a las áreas protegidas, pues los cozumeleños no le han prestado atención a los tratados internacionales para la protección de la flora y la fauna de la isla, como los humedales, las dunas y los manglares. Donde solamente están autorizadas las investigaciones y que los turisteros deberían tener un permiso por parte de las autoridades medio ambientales.

También te puede interesar: Desarrollo Urbano de Cozumel permite construcción de cabañas en área protegida

Reveló que hace días se llevó a cabo una reunión en la Conanp, donde invitaron a turisteros y prestadores de servicios de la zona norte, donde se acordó cobrar dos dólares al turista, pero no fueron convocados los dueños de los lugares donde se practica el turismo.