Empleada de Ultramar humilla, agrede y provoca detención de isleña; ¡Naviera la veta!

    - Advertisement -
    - Advertisement -
    - Advertisement -
    - Advertisement -

    Isla Mujeres, Quintana Roo.- Lo que era una jornada normal para una ciudadana, terminó en una pesadilla que no acaba, solo por decirle a una empleada de Ultramar que se concentrara en su trabajo luego de que esta le diera un mal trato al comprar un boleto; lo peor vino después, pues la trabajadora la humilló, agredió, provocó su detención y por su fuiera poco, fue vetada por la naviera.

    Mediante un video hecho público en Facebook donde relata lo ocurrido aqueél 14 de abril, D. B., explicó que se encontraba en la terminal de Ultramar en Puerto Juárez para cruzar a Isla Mujeres como muchas veces lo ha hecho, haciendo fila como tanta gente. “Cargaba bolsas con diferentes artículos para mi negocio. Al momento de intentar pasar, la persona que checa los boletos me pidió mi credencial, de una manera por demás despota, a lo que en ese instante no presté demasiada atención; coloqué mis bolsas en el suelo y se cayeron mis artículos”.

    “Di prioridad atendiendo la exigencia de la empleada de Ultramar y le enseñé mi identificación, sin embargo, no fue suficiente, pues no sé por qué motivo esperó a quevolviera a guardar mi documento y tomara de nuevo mis múltiples bolsas para pedírmela de nuevo. Nuevamente hice maniobras para poder sacar otra vez mi documento. Esta chica jamás prestó una sola atención de buen trato y servicio, lo que motivó que me enojara demasiado, pues simple y sencillamente porqueera momento para perder el tiempo de esa manera, ya que había demasiada gente y barco estaba por zarpar”, detalló D. B. para la página Danyjuly Isla.

    Según el video público y la página referida, por tal acto, la usuaria reclamó por el mal servicio recibido por parte de la concecionaria: “Le respondí que por favor pusiera más atención a su trabajo y así nos evitaba a todos malos ratos. La señora se alteró y de manera tan poco profesional se puso al tú por tú con su servidor; debo admitir que no pude contener los estribos y respondí verbalmente en forma de defensa a sus agresiones de una manera que no fue la que hubiera deseado, puesto que soy bastante paciente, sin embargo, hay un hartazgo de estas consecuentes actitudes del personal, en ese instante hizo el llamado a la supervisora de tráfico, a la cual conozco como Lupita Talango, con quien he tenido un trato cordial siempre, le comenté lo sucedido desde mi posición”.

    Pero en vez de solucionarse el conflicto, se puso peor pues no se le permitió a la afectada subir al barco por el cual había hecho fila; tuvo que formarse nuevamente y esperar el siguiente.

    El 15 y 16 de abril, la usuaria que tiene necesidad de usar el ferry recibió agresiones de parte de dicha empleada; por ese motivo intentó presentar una queja ante el departamento administrativo de Ultramar, pero se le negaron los datos de la presunta agresora.

    Fue por eso que el sábado 17 de abril decidió preguntar el nombre de la empleada y como ignoraron su pregunta, decidió tomar una fotografía para adjuntarla en el escrito inicial. “Hago mención que ese día en ningún momento tuve contacto con dicha colaboradora, nunca le dirigí la palabra, ni siquiera hice contacto visual con ella, al momento de ingresar a la fila, ella ya me esperaba junto con tres policías del sexo femenino, quienes a petición de esta empleada y sin mi autorización, de forma violenta ella me quitaron a jalones el teléfono celular, registraron mis pertenencias de mi bolso y lo revisaron y borraron la foto que había tomado y otros archivos de importancia para la suscrita”.

    “Dijeron textualmente que ‘la señorita les había dicho que ese día la había estado acosando e incluso la había amenazado de muerte’ por lo que ellas con la autoridad que tenían me estaban deteniendo por tal motivo”, relató para Danyjuly Isla.

    Las oficiale se negaron a escucharla y señalaron que actuaban bajo la solicitud que la empleada de esta empresa, porque ellas trabajan a petición de Ultramar.

    A D. B. la llevaron a los separos en Cancún, amenazando con que la empleada de Ultramar iría a presentar su denuncia ante la Fiscalía General de Quintana Roo por amenazas de muerte y acoso. Es decir que la detuvieron antes de saber sido presentada cualquier demanda; también la incomunicaron.

    Además, a su compañero de trabajo, quien preguntaba cual era el motivo de su detención lo amenazaron con llevárselo preso.

    Ella tuvo que pagar multa para ser liberada y fue vetada varios días de este transporte martítimo tan necesarios para poder laborar.

    Como esta isleña, hay munchos tanto en Isla Mujeres como en Cozumel, que han sido presuntas víctimas de arbitrariedad por parte de la Ultramar, que indentificados con el caso de esta ciudadana, buscan poner un alto a la firma concesionariar en sus travesías Cancún-Isla Mujeres, Playa Del Carmen–Cozumel y por ello han presentado un escrito de petición de suspensión de permisos a dicha naviera, para evitar más abusos.

    Cabe agregar que Quinta Fuerza solicitó entrevistar a la presunta víctima para ampliar y actualizar la situación del caso, aunque no fue posible, por lo que solo se extiende la información que ella hizo pública en redes sociales.

    - Advertisement -
    spot_img

    Lo Últmio

    Related Articles