Fallecieron 17 personas más en Quintana Roo a causa del COVID-19 en Quintana Roo, además de sumarse otros 70 casos confirmados de esta enfermedad, mientras el rezago de casos en estudio vuelve a subir, en casi 200 pacientes.

De acuerdo al último corte de la Secretaría Estatal de Salud, a la fecha se tienen 5 mil 430 casos confirmados de COVID-19 en Quintana Roo, de los que 720 han fallecido, 369 están hospitalizados, mil 780 están en aislamiento social y 2 mil 561 ya se han recuperado.

Mientras que 674 personas están en estudio.

Estas cifras significa que en el estado hay 2 mil 149 personas actualmente enfermas a causa del virus, cifra muy similar a la de ayer.

Sin embargo, debe mencionarse que únicamente se diagnosticaron hoy 104 casos en total (70 positivos y 34 negativos), ello, a pesar de que en ese mismo periodo surgieron 301 nuevos casos sospechosos. Debido a esto, el rezago de casos en estudio, que había ido en descenso por varios días, volvió a aumentar, a 677 quintanarroenses que todavía aguardan un diagnóstico oficial sobre su condición.

De los 17 decesos de hoy, 12 son de Benito Juárez, municipio que llega ya a los 521 víctimas o 74% del total. En otras palabras de cada cuatro fallecidos por COVID-19 en Quintana Roo, tres son cancunenses.

Si bien desde hace un mes se vive un fuerte repunte de casos en Chetumal, éste afortunadamente no ha sido acompañado por una alza considerable de víctimas fatales, que siguen dándose principalmente en Benito Juárez. Por ello, mientras la letalidad del virus en el estado es de un 13.3%, en Benito Juárez, ésta aumenta a 18.5%. En contraste, en Othón P. Blanco la letalidad es de un 4.3%.

En un desglose por municipios, Othón P. Blanco tiene 904 pacientes todavía enfermos con COVID-19, o 42% del total del estado; Benito Juárez tiene 614 pacientes en esta situación (28%); y Solidaridad tiene 359, o 16.7% del total estatal.

Tulum merece mención aparte, pues hoy se espera un anuncio en cuanto a restricción de movilidad por parte de las autoridades. En una semana, los casos positivos subieron de 72 a 98 (alza de un 36%) y los pacientes que estaban todavía enfermos pasaron de 45 a 71 (alza de un 57.8%).