Fonatur va contra obras de construcción de hotel Riu Riviera en Quintana Roo

202

Revisarán jurídicamente cómo frenar el proyecto, ya que triplica la densidad original establecida para la Tercera Etapa de la zona turística.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) se pronunció en contra de la construcción del hotel Riu Riviera Cancún, debido a que triplica la densidad que originalmente estableció para la Tercera Etapa de la zona turística y rebasa las capacidades de la autoridad para dotar de servicios al sitio.

“Estoy en contra de ese hotel, porque altera el uso de suelo y la densidad, que se fue a tres veces lo original. No estamos de acuerdo, estamos analizando jurídicamente qué se puede hacer.”

La intención no es ahuyentar la inversión pero tampoco van a permitir abusos, aseguró el director general del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, en entrevista con El Universal.

“Obviamente no queremos espantar la inversión, pero tampoco que nos tomen el pelo. Riu está muy audaz si cree que yo le voy a aceptar una edificación de ese nivel. Te digo de entrada que va pa’ tras”.

El funcionario se comprometió a revisar junto a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), los antecedentes del caso y calificó como “un insulto” el haber multiplicado la densidad de cuartos y la altura de los edificios en la zona.

“Es un insulto porque está triplicando la densidad original. Le estamos dando en la torre al lugar, en serio. Si quieren que se vayan, están perjudicando. No estamos de acuerdo, esas súper densidades son corrupción, no me vengan con cosas. Yo no estoy de acuerdo y vamos a ver cómo impedimos que se consolide una cosa que está evidentemente mal aspectada desde el principio. ¡A la goma!”

Aunque para Riu todo esto inició en noviembre de 2014, cuando adquirió el predio a “Residencial Nizuc del Caribe”, en 38 millones de dólares, con el compromiso de “coadyuvar” para obtener los permisos ambientales correspondientes al cambio de uso de suelo en terrenos forestales y la autorización de impacto ambiental, la historia del caso se remonta a años atrás.

El uso de suelo con clave TH para el predio, establecida por el Programa de Desarrollo Urbano de Cancún (PDU- 2005), respetaba los parámetros jados por el Fonatur, que autorizaba hasta 75 cuartos por hectárea y una altura máxima para edificios, de tres niveles.

Sin embargo, actualización hecha al PDU-2005, modificó las densidades en varios puntos de la zona turística, entre ellos, la de ese predio, cuyo uso de suelo cambió de clave a Th/ 20/Q, aumentando los parámetros de construcción a 270 cuartos por hectárea y alturas de hasta 20 pisos.

Las reformas a ese instrumento de planeación urbana se adjudicaron al gobierno del entonces alcalde, Paul Carrillo de Cáceres, en 2014, que dejó sin efecto la actualización hecha al PDU por su antecesor, Julián Ricalde Magaña, un año antes.