José María Morelos.- Los padres de Jared Emmanuel Peraza Naal, quien falleció internado en la clínica del ISSSTE de Chetumal, solicitaron ayuda a través de redes sociales, para cubrir los gastos funerarios, pero terminaron por ser víctimas de fraude.

Desde ayer, la madre del menor pidió con desesperación ayuda para trasladar a su niño a una clínica de Mérida, ya que los doctores en Chetumal habían prácticamente desahuciado a este infante. Hoy, se enteró que ya había perdido la vida.

La familia ya recaudaba fondos para lograr la transferencia del menor, lo que ahora fue redireccionado para cubrir los gastos funerarios. Sin embargo, gente malintencionada utilizó el número de la tarjeta brindado y el nombre del titular, para hacer uso indebido de la misma, realizando diversas compras de artículos y de saldo para celular.

Por este motivo, al surgir gastos no reconocidos, el banco optó por bloquear la tarjeta, de modo que cualquier ayuda que se pudo recibir quedó aparentemente perdida, además que el padre, encima del entierro de su hijo, tendrá que acudir al banco para aclarar el caso.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios