Kantunilkín.- Un área de 10 hectáreas de selva, en el ejido de Valladolid Nuevo, fue devastado con maquinaria pesada en días pasados, sin autorización y sin respetar especies protegidas, razón por la que intervino la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa), clausurando estos trabajos.

El presidente del comisariado ejidal de Valladolid Nuevo, Abelardo Uh Ciau, denunció que el autor de este ecocidio es el ejidatario Margarito Caamal May, quien arrasó con la vegetación a espaldas de la asamblea.

Por ese motivo, el sábado se convocó al Ejido a una asamblea informativa, en donde se decidió sancionar a Caamal May por cinco años, ya que no solicitó permiso alguno para realizar estas labores ilegales.

También se investigarán las denuncias de varios ejidatarios de haber sido amenazados por esta persona, que violenta sus derechos al adueñarse de sus tierras.