Naia hace 13 mil años era una joven madre que luchaba por sobrevivir en un ambiente hostil y que murió buscando agua; yaunque hoy su existencia se limita a un esqueleto, el estudio de sus restos ha permitido determinar a arqueólogos que ella sería la habitante más antigua del continente de la que se tenga conocimiento. Y fue hallada en un cenote de Quintana Roo.

Los científicos la llamarón Naia, ¿por qué lo hicieron? Porque hace referencia a las ninfas acuáticas de la mitología griega, sus restos fueron descubiertos en 2007 en el fondo de una cueva inundada en el municipio de Tulum, Quintana Roo.

Su hallazgo fue celebré al ser clasificada como el esqueleto humano más antiguo, completo y genéticamente intacto hallado en el continente americano; sin embargo, de su historia se sabía poco.

Las investigaciones nos dicen que al momento de su muerte Naia tenía de 15 a 16 años, medía un metro con 52 centímetros, pesaba alrededor de 50.4 kilos y acababa de dar a luz; asimismo, las marcas en sus huesos indican que padeció de periodos de hambruna.

CENOTE DE TULUM

El lugar donde se le localizó es el sitio arqueológico Hoyo Negro, donde se encuentra ubicada una cueva inundada.

Este proyecto ha estado a cargo de la especialista en arqueología subacuática en México, Pilar Luna Erreguerena, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); de James C. Chatters, antropólogo y paleontólogo de Applied Paleoscience and Direct AMS, reconocido mundialmente por el descubrimiento e investigación del llamado Hombre de Kennewick. También han colaborado la National Geographic Society, el Instituto Waitt, el Archaeological Institute of America y la National Science Foundation, entre otros.

POBLADORES ANTIGUOS

Quintana Roo pudo haber albergado a los primeros asentamientos humanos en América, o por lo menos así lo indica el hallazgo de múltiples osamentas humanas de más de 10 mil años de antigüedad en el municipio de Tulum, como el de la Mujer de las Palmas, Naia y el joven de Chan Hol, cuyos restos fueron saqueados en 2012.

Esto fue gracias al proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) que ha encabezado Guillermo De Anda Alanís, quien también es parte de la National Geographic Society.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Plos One, con el 10 por ciento de los fósiles que no fueron saqueados del esqueleto de Chan Hol, se ha podido inferir que estos tienen por lo menos 13 mil años, lo que sugiere que la zona fue habitada durante el Pleistoceno Superior.

Alejandro Terrazas Mata, miembro del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), apunta que en comparación con otros restos fósiles de más edad, se puede decir con gran certeza que los del joven de Chan Hol son los más antiguos del continente americano. Y esto confirmaría que hubo “una migración que llegó del Estrecho de Bering desde Siberai y el este de Asia, creando una población que permaneció aislada un tiempo y luego se extendió por lo que es Alaska, Canadá y el sur de Norteamérica”

Durante esa época, la Península de Yucatán debió ser un pastizal desértico, que luego –con el cambio climático- se convirtió en selva. Asimismo, los que ahora conocemos como cenotes, eran simples cavernas, a donde algunos habitantes acudían en busca de refugio y agua.

Te puede interesar: https://quintafuerza.mx/quintana-roo/los-restos-mas-antiguos-del-continente-fueron-hallados-en-un-cenote-de-quintana-roo/

Así que por si no lo sabías la península de Yucatán y sobre todo Quintana Roo han sido los guardianes de la historia de este continente. ¿Qué te parece?

Fotos: Cortesía del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

DEJA UN COMENTARIO

comentarios

1 COMENTARIO

Comments are closed.