“Coyote” del Colegio de Arquitectos, pieza angular en fraude inmobiliario Taema en la Riviera Maya

Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez, integrante del Colegio de Arquitectos, fue el “intermediario” para que autoridades avalaran el proyecto fraudulento Taema, que incluye a The Glass House.

TAEMA THE GLASS HOUSE
TAEMA THE GLASS HOUSE

Creada a base de engaños, con dinero obtenido por medio de un préstamo que permanece impago, el proyecto inmobiliario Taema, que incluye a The Glass House, ha vendido al menos cinco millones de dólares en predios, sin contar con autorización ambiental para las construcciones y hasta un cenote artificial. A esto se añade, como Quinta Fuerza mostró con evidencias, trámites para obtener el régimen condominal efectuados de manera ilegal, por medio de actos de corrupción.

La empresa que promueve Taema y Glass House  fue fundada por dos belgas, Jean Claude de Terwangne y su hijo Jean Damien de Derwangne, quienes nombraron como director operativo de este malogrado proyecto al francés Romain Marie Luc Arnaud.

Jean Claude de Terwangne
Jean Claude de Terwangne y su esposa Anne Marie-Cristine Francois Wauters.

A pesar de ser extranjeros, lograron que dos altos funcionarios, a nivel municipal y estatal, les avalaran la autorización para el régimen de condominio, con su compatibilidad urbana, sobre un predio que en ese momento estaba embargado, acto prohibido por la ley.

Conseguir que dos titulares de dependencias posiblemente hayan incurrido en delito, al ejercer irregularmente la función pública no es una proeza fácil, incluso si se cuenta con dinero y se esté acostumbrado a los fraudes y la corrupción. Para lograrlo, se necesitan conexiones e influencia, y aquí es donde entra el arquitecto Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez.

Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez, "coyote" del Colegio de Arquitectos, en fraude Taema.
Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez, “coyote” del Colegio de Arquitectos, en fraude Taema.

La investigación realizada por Quinta Fuerza, revela que este integrante del Colegio de Arquitectos de la Riviera Maya, desde hace muchos años se ha dedicado a la promoción de distintos proyectos, que van desde desarrollos inmobiliarios, hasta programas de movilidad urbana, hasta arrecifes artificiales, a través de su empresa de consultoría Grupo Bagu (abreviatura de sus dos apellidos).

Es a través de su consultoría como este arquitecto entra en contacto con Jean Damien de Terwangne, así como con el director operativo de este proyecto, el francés Romain Marie Luc Arnaud.

Jean Damien de Terwangne
Jean Damien de Terwangne
Romain Marie Luc Arnaud.
Romain Marie Luc Arnaud.

No pasaría mucho antes que el arquitecto accediera a diseñarles el acceso al desarrollo, con forma de avión, lo que encaja para el concepto de Taema, supuestamente con su propia aeropista. Por ello, el diseño del acceso de inmediato también es adoptado como logo.

En un comunicado enviado a sus timados compradores, con orgullo anuncian este nuevo acceso:

“Solíamos tener un acceso con un diseño mucho más común y sencillo. Ahora hemos optado por un diseño que representa lo que somos, una comunidad única y la primera de su tipo”.

TAEMA THE GLASS HOUSE
TAEMA THE GLASS HOUSE

También se añade que este nuevo acceso costará tres veces lo que el anterior.

Documentos internos muestran que el costo estimado es de 3 millones y medio de pesos, recursos que ellos no erogarían, sino que se saldaría a Construcciones Bagu en especie, a través de la pérmuta de un lote comercial, con valor de 14 millones de pesos.

fraude Taema
fraude Taema

 

fraude Taema
Fraude Taema

Esto significa que se le pagó a  Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez más del triple del valor de sus servicios, situación que no se explica, pero que tampoco debe ser explicada.

No sólo es nombrado Director Responsable de Obra (quien avala los planos que se presentan ante el Ayuntamiento), sino que es quien hace las llamadas telefónicas y sostiene las reuniones con los funcionarios clave, para que “le echen la mano” con el proyecto.

Restando el valor de su ostentosa entrada, la labor de Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez como “intermediario” para que autoridades avalaran un proyecto inviable se pagaron a 10 millones y medio de pesos. Tal vez también se paguen con entre seis y nueve años de prisión, pues esta conducta se tipifica en el artículo 207 fracción II del Código Penal del Estado de Quintana Roo.

Jean Claude de Terwangne y Jean Damien de Derwangne son estafadores profesionales, su objetivo es armar un proyecto que luzca atractivo para atraer a inversionistas que caigan en su engaño.

Esto no es sorpresa. Peor que sus fechorías son que surjan “coyotes” habituados a “flexibilizar” la entrega de permisos y que sobre una taza de café acuerden transacciones con funcionarios públicos. Es por culpa de ellos, que estafadores logran tener éxito y que ahora existan decenas de víctimas que han comprado predios en Taema y que descubrirán que nunca recuperarán su dinero.

LUCRATIVA AMISTAD

Para Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez, ser el facilitador de permisos gubernamentales no es nada nuevo, sino una de los servicios que habitualmente ofrece como parte de su consultoría, desde hace décadas, ya que se ha dedicado a cultivar conexiones y amistades con autoridades del más alto nivel.

Sin ir más lejos, Manuel Alfonso Barrero Gutiérrez fue el segundo presidente del Colegio de Arquitectos de la Riviera Maya. ¿Quién fue el primero?: Carlos Ríos Castellanos, el actual titular de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus).

Es decir, el actual “coyote” de Taema fue el sucesor del titular de la Sedetus en esta asociación profesional, al ser parte del mismo grupo.

Te puede interesar: Doble contabilidad evidencia corruptelas en proyecto Taema

Como Quinta Fuerza ya demostró, con pruebas en mano, Carlos Ríos Castellanos violó la ley (Artículo 4 de la Ley de Propiedad en Condominio), al entregar una constancia de compatibilidad territorial sin los requisitos necesarios, el más importante de ellos la libertad de gravamen.

Aunque a lo largo de varias entregas, Quinta Fuerza ha dado cuenta de múltiples fraudes y actos de corrupción por parte de Taema y ahora Glass House, documentos en poder de este medio muestran que la estafa es todavía mayor, algo que este medio de comunicación informará de manera puntual.