El sargazo que arriba a las playas del Caribe Mexicano concentra 28 tipos de metales, algunos de ellos pesados y entre los que destacan las altas concentraciones de arsénico.

De acuerdo con una investigación coordinada por el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Unidad Puerto Morelos, la medición sobre los componentes presentes en el sargazo se realizó entre los años 2018 y 2019, en 63 muestras de la macroalga.

Investigación en ocho localidades del Caribe Mexicano

Para la investigación se ha utilizando un analizador de fluorescencia de rayos X no destructivo, en ocho localidades, a lo largo de 370 kilómetros de costa, se indica en el reporte publicado en PeerJ, una publicación especializada de corte científico, en materia ambiental informó El Universal.

Debido a las altas concentraciones de arsénico en el sargazo es “motivo de preocupación por la contaminación ambiental del mar y del acuífero”, se lee en el reporte de PeerJ, que indica que la macroalga posee una vasta capacidad para absorber metales, lo que implica que los líquidos que genera al descomponerse en la costa, pueden contribuir a la contaminación del agua superficial o subterránea, por metales “potencialmente tóxicos”.

Los tejidos de sargazo analizados contenían concentraciones detectables de Aluminio (Al), Arsénico (As), Calcio (Ca), Cloro (Cl), Cobre (Cu), Hierro (Fe), Potasio (K), Magensio (Mg), Manganeso (Mn), Molibdeno (Mo), Fósforo (P), Plomo (Pb), Rubidio (Rb), Azufre (S), Silicio (Si),Estroncio (Sr), Torio (Th), Uranio (U), Vanadio (V) y Zinc (Zn).

La doctora Brigitta Van Tussenbroek explicó durante una entrevista con El Universal, que en su trayecto hacia el Caribe Mexicano, el sargazo va absorbiendo metales que luego libera al arribar a la costa, al acumularse y pudrirse, razón por la cual es indispensable darle un adecuado manejo, disponerlo en sitios ambientalmente aptos y evitar que se descomponga en las playas.

La investigadora resaltó que la presencia de arsénico es preocupante, debido a que puede afectar a especies de flora y fauna, además de contaminar el mar y los ríos subterráneos, al ser dispuesto en sitios inadecuados.

No debe usarse para alimentar a los animales

Los datos arrojados también sirven para descartar algunas de las alternativas para procesar y reusar el sargazo, como aquella de alimentar a cerdos o ganado con la macroalga, debido a que las concentraciones de arsénico rebasan lo permitido para esos fines.

“Yo recomendaría descartarlo como alimento complementario para animales. Tampoco como fertilizante, porque el arsénico se acumula y no sabemos todavía cuál puede ser su impacto. Tenemos que hacer todavía más estudios”, dijo.

Sargazo pone en riesgo la vida humana y animal

De acuerdo con Rosa Rodríguez Martínez, de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales de la Universidad Nacional Autónoma de México en Puerto Morelos, científicos de México y Estados Unidos detectaron “graves niveles de arsénico y metales pesados” en dos tipos de sargazo en playas de Quintana Roo, las cuales ponen en riesgo la vida humana y animal.

Las muestras obtenidas de playas de Puerto Morelos, Solidaridad y Othón P. Blanco, son analizadas en laboratorios de la UNAM y de Miami, Florida, para establecer los niveles de toxicidad de las macroalgas.

Dichas muestras que están bajo investigación, tienen presencia de arsénico en concentraciones de 60% más altas a las permitidas por la Norma Oficial Mexicana (NOM) para la producción de nutrientes destinados a humanos y animales, indicó la doctora Rosa Rodríguez a Revista Puntual.

Por ello se han invitado a expertos en nutrición para que se sumen a la investigación y puedan establecer si el alga puede ser usado como nutrientes, forrajes o pasto para ganado.

Asimismo la investigadora Rosa Rodríguez dijo que algunas de las muestras alcanzaron una medida de 120 partes por millón, cuando el valor autorizado para composta en cultivos es de 39 partes por millón. El cadmio también fue encontrado en valores superiores a los establecidos por la normatividad nacional e internacional.

Sin embargo, se dijo que se deben realizar más análisis en nuevas muestras de sargazo que se ubiquen en distintos puntos del estado, y así precisar los niveles de toxicidad de la macro alga, y con ello, elaborar un dictamen exacto de los valores biológicos de algas muertas y en descomposición.

La doctora Rodríguez Martínez recomendó a quienes tengan recetas de comida que incluyan sargazo, esperar los resultados de los análisis de toxicidad de metales pesados y evitar riesgos a la salud humana.

Entre las alternativas que se han propuesto para aprovechar el sargazo están crear forrajes, compostas, nutrientes alimenticios, envases, empaques de comida y bebida, cosméticos, champú, cremas, materiales para construcción, zapatos y más.

Cabe señalar que el arsénico es un elemento potencial para la proliferación de enfermedades, en tanto el cadmio, produce efectos tóxicos en organismos vivos al ser un metal pesado.

También te puede interesar: Sargazo será atendido con fondos tripartitos: gobernador

La exposición en humanos se produce a través de dos fuentes principales: la vía oral por agua y consumo de alimentos contaminados, y la segunda por inhalación.

Con información de Revista Puntual y El Universal.

Más noticias de Quintana Roo