Kantunilkín.- A gritos terminó una reunión realizada hoy en el Palacio Municipal entre vecinos de San Ángel y autoridades del Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, para acordar criterios en el retén sanitario instalado por estos ciudadanos por iniciativa propia.

El secretario general, Salvador Vargas Rosas, acusó a los ciudadanos, que se conformaron como “comité de contingencia” de tener un bloqueo carretero que lastima a comunidades como Solferino, Chiquilá y Holbox, a las que se llega a través de San Ángel, pues ya no les permiten el paso a proveedores o personas enfermas.

Las cosas se pusieron tensas al tomar la palabra Valentina Mukul Uitzil, quien recriminó al secretario general por no tener capacidad de hallar una solución, pues ellos ayer cuando los visitó en el retén le hicieron una serie de peticiones, as que no supo redactar bien.

Varios otros comenzaron a interrumpir y finalmente el secretario general terminó tratando a gritos a la ciudadana, instándola a que guardara silencio, mientras ella continuaba reclamando sin escucharlo.

En contra de las acusaciones de que habían sido instigados por figuras opositoras, ella afirmó que son los ciudadanos quienes decidieron poner el retén, no un grupo reducido.
Incluso se mofó del funcionario, diciendo que en el palacio se siente “muy machito”, pero el día anterior llegó al retén temblando, y amenazó con abandonar la reunión.
Sin embargo, la regidora María Trinidad García Argüelles, intervino y solicitó que les hicieran llegar sus peticiones, para meter orden en este reten.
Los integrantes del comité solicitaron diversos beneficios, como exención de su recibo de agua y apoyo alimenticio, temas que poco tienen que ver con el retén, pero que aprovecharon de incluir, ante el interés del municipio de desbloquear la carretera.
La subdelegada de San Ángel, Filiberta Román Domínguez, se quejó que no han recibido ninguna señal de apoyo de alguna autoridad.