Alistan sitio arqueológico de Tulum con mantenimiento e impermeabilización

Tulum, QRoo.-Gracias al Proyecto de Conservación e Investigación de Pintura Mural en la Costa Oriental de Quintana Roo, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se ha implementado el mantenimiento e impermeabilización del sitio arqueológico de Tulum, con lo que podrá soportar la temporada de lluvias y salitre provocado por el mar, entre otros daños causados por la naturaleza y el desgaste que generan los visitantes.

Aminorar los deterioros

Este proyecto está dirigido  por la restauradora Patricia Meehan Hermanson, como una iniciativa de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y del INAH, para “frenar o aminorar cuando lo primero no sea posible, los deterioros en la pintura mural desde sus causas mismas”.

Estos trabajos iniciaron el pasado 15 de abril y según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), concluirá a finales de mayo y tuvieron que ver con la limpieza e impermeabilización de azoteas en los edificios de la zona que cuentan con pintura mural: El Castillo, los Templos de las pinturas y del Dios Descendente; así como con la limpieza de la Casa del Halach Uinic”, actividades que se realizan cada año en Tulum, Muyil, Xel há, Tankah y otras zonas arqueológicas.

La impermeabilización de los edificios se valió de una técnica tradicional en la cual se aplicaron, durante siete días, mezclas consecutivas de jabón de barra y piedra de alumbre“. Para esta labor, indicó Patricia Meehan, el proyecto se apoya en ayudantes locales, como Mateo Tuz Kauil, quien desde 2011 asiste al equipo de restauradores en sus temporadas de trabajo.

Aunado a las tareas de limpieza e impermeabilización, en la fachada del Templo del Dios Descendente se realizaron otros trabajos como la elaboración de pruebas de morteros para resanes, o bien, de registro; actividad que asienta las condiciones en que se encontró el vestigio previo al inicio de la temporada, y permite a los especialistas saber qué segmentos requieren mayor atención”, explicó el INAH.

Además, “durante etapas previas y en respuesta a problemáticas como la cristalización de sales solubles por acción del medioambiente, los restauradores colocaron un aplanado en la parte trasera de este templo (en el costado que da al mar), con el fin de que, a la vez que imite el color de la roca original, amortigüe la brisa y reduzca la presencia de humedad y sales en el edificio”, indicó este instituto.

También te puede interesar: Las mejores playas de Tulum

Se optó además,  por cubrir temporalmente la pintura que adorna el muro interior del templo; solución que permitirá proteger el acabado antiguo y estabilizar al muro sobre el cual está colocado, en conjunto con el proceso de secado y adaptación del citado aplanado externo”, apuntó el INAH.

 

 

1 COMENTARIO

Comments are closed.