En 2018 el Centro Ecológico Akumal trabajará en la restauración de arrecifes

214

AKUMAL, MX.- Héctor Lizárraga Cubedo, director del Centro Ecológico Akumal (CEA), comentó que para este 2018, una de las líneas de acción que emprenderán, será la restauración de arrecifes.

En entrevista, indicó que buscan mantener los valores, bienes y servicios que provee el sistema arrecifal.

También verán por el funcionamiento del área de refugio de la tortuga marina

Lizárraga Cubedo, recordó que en el 2017 el CEA organizó  la Red de Restauración del Sistema Arrecifal Mesoamericano, lo que significó un paso importante para el cuidado de este entorno marino.

Entes privados, públicos y gubernamentales, continuarán este camino para recuperar los arrecifes.

“Hay otros organismos importantes como Océano, Inapesca, UNAM, que colaboran en todas las áreas naturales protegidas para lanzar este tipo de iniciativas y el gobierno del Estado anunció en colaboración con Inapesca y la Comisión Natural de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), para restaurar más de 260 mil colonias de arrecife desde Isla Contoy hasta Tulum, y nosotros hacemos lo propio”, dijo.

El Centro Ecológico Akumal se formó en 1993 para proporcionar iniciativas ambientales para la protección de los ecosistemas costeros y marinos de Akumal y la biodiversidad.   Desde entonces, ha concentrado sus esfuerzos en tres áreas principales: investigación, educación y divulgación. Los tres temas se entretejen a través de diversos programas y proyectos.

También te puede interesar: Se creará en Akumal el Centro de Atención y Museo de la Tortuga Marina

En relación al Área de Refugio para la Protección de la Tortuga Marina, Héctor Cubedo indicó que se dará seguimiento a su funcionamiento y, sobretodo, “una acción que queremos impulsar es la de qué impactos pudiera ocasionar el turismo ante el disfrute y goce del nado con tortugas porque todavía falta una regulación estricta de esta actividad”.

Tan sólo en este último periodo vacacional, dijo que hubo una afluencia bastante copiosa y no se tienen las cifras por parte de las autoridades federales para conocer el número de usuarios y, por ende, el impacto.