Cambia sus piñatas por despensas, para así tener algo que comer durante la pandemia
Cambia sus piñatas por despensas, para así tener algo que comer durante la pandemia

Muchas histotias de lucha y supervivencia han surgido con la pandemia. Una de estas es la de un hombre de la tercera edad quien elabora piñatas, las cuales ha estado intercambiando por despensas para así darle de comer a su familia.

Esta historia que contamos es la de un señor de 67 años, quien lleva por nombre Don Isidro, y quien como ya dijimos, para poner algo con qué alimentar a su familia intercambia las piñatas que fabrica.

La historia que contamos transcurre en Ecatepec, Estado de México, donde el señor tiene su puesto de piñatas en la avenida Insurgentes, cerca del CBTIS 209, en la colonia Ejidal Emiliano Zapata.

Don Isidro Rodríguez de 67 ha hcho frente a esta pandfemia por Covid-19 como muchos otros mexicanos, que no pueden quedcarse en casa porque si no se mueren de hambre, y salen a las calles a vender, aún sabiendo que como está la situación es más probable que no vendan. Pero no se pueden dar por vencido.

Y es que debe ver por Virginia, su esposa, con quien está por cumplir 50 años de casado.

“Nosotros hacemos las piñatas y realizábamos entregas en pequeños negocios pero ahora con esta pandemia ya no nos han comprado”, refirió en entrevista. A la vez dijo, las ventas han disminuido mucho puesto que las fiestas no están permitidas, y por lo mismo se venden menos piñatas.

HIJO ENFERMO

Además no solo debe ver por su esposa, sino por uno de sus hijos, quien padece insuficiencia renal desde hace más de siete años luego de que le perforaran un pulmón. A él lo ayuda con compra de medicamentos, estudios así como hemodiálisis, enfermedad que le impide trabajar.

El hombre de la tercera edad que reside en la colonia Vista Hermosa desde hace más de 30 años, indicó que lo que recibe de su pensión no les alcanza para solventar los gastos de la casa desde que bajaron las ventas de la piñatas.

“Hay que pagar, agua, gas, luz predio, teléfono, alimentos, vestimentas y medicinas para mi hijo , entonces no alcanza y debemos decidir, nos calzamos o nos vestimos o comemos”, relató.

Aunado a eso recordó que desde que se casó aparte de los trabajos que tuvo también ayudaba a su esposa a hacer piñatas mismas que vendían en cada temporada.

Sin embargo ahora desde que comenzó la contingencia se han visto afectados y por eso desde hace dos meses decidieron poner su puesto y ofrecer las piñatas a cambio de despensas. Las venden en fin de semana y las elaboran el resto de la semana.

Te puede interesar: Músicos venden sus instrumentos para superar crisis por Covid-19 en Mérida

No cabe duda que la pandemia ha afectado a miles de familias en todo México, y esta de Don Isidro y Virginia es una más. Ojalá que puedan cambiar más piñatas para poder seguir teniendo algo que llevarse a la boca. No cabe duda que son fuertes y luchan, como muchos mexicanos.

Con información de A Fondo Estado de México.