Ante la cuarentena por Covid-19, no todos tienen el privilegio de comprar despensas y resguardarse en casa con la posibilidad de trabajar desde el hogar sin preocupaciones, sin embargo hay quienes lo saben y hacen de todo para ayudar.

Tanto en México, como en todo el mundo, no todos tienen la facilidad de comprar y resguardarse, pues muchos dependen de los ingresos que generan día a día, como los vendedores ambulantes o los empacadores de supermercado.

A muchos preocupa la situación de estas personas, pues si los que tienen buenos ingresos ya comienzan a resentir los estragos que está dejando el coronavirus en la economía mundial, el panorama luce peor para aquellos que tienen y necesitan salir a las calles a vender sus productos para sobrevivir.

Afortunadamente varios videos en diferentes partes del mundo, han comenzado a hacerse virales muestran cómo varias personas salen a repartir dinero a los vendedores ambulantes, para ayudarlos esta cuarentena.

En el primero se puede ver a dos jóvenes a bordo de un automóvil interceptan a un abuelito que vende espejos, y le dan 100 mil pesos colombianos, unos 600 pesos mexicanos, para que pueda resguardarse en la cuarentena.

“100 mil pesitos, ¿oyó?, para que se vaya y se guarde, y se cuide”, le dice la chica al adulto mayor. “Pero mi reina, ¿usted quién es?, usted tiene que ser alguien para regalarme tanta plata”, le pregunta el vendedor ambulante con la voz entrecortada.

Ambos jóvenes continúan en su trayecto y después repiten la misma acción con una vendedora de congeladas y una de frituras, a las que le dan la misma cantidad de dinero.

“Este es un regalo que le manda diosito”, les dice el joven a ambas mujeres, quienes responden al gran gesto con un “Gracias” acompañado de una gran sonrisa en el rostro.

En otro video, un joven le compra una cocada a un vendedor ambulante y le dice que le pagará la cantidad de 300 mil pesos colombianos, equivalentes a unos 1800 mexicanos, porque sabe que estos días las personas como él no han podido vender muchas cosas.

“Yo no puedo creer, ¿en serio?… Qué alegría señor”, dice el vendedor quien simplemente rompe en llanto ante el noble gesto del hombre y una mujer que va con él en el automóvil, quienes le dicen que ojalá el dinero le sirva, a lo que el vendedor contesta que sí  lo hará porque no tiene “comidita en la casa”.

Aunque muchos critican a la gente que se está grabando haciendo estas acciones nobles, muchos consideran que esto ayuda a que más personas se sumen a esta tendencia, una en la cual muchos podemos ayudar con lo poco o mucho que podamos.