Mientras una familia de Wisconsin pescaba en un lago al norte de la ciudad encontró lo encontraron nadando.

El pasado 28 de junio, la familia se encontraba pescando tranquilamente al norte del estado de Wisconsin cuando un pequeño bote apareció flotando en el agua.

Al poco tiempo se percataron de que se trataba de un oso que tenía atorada una botella de plástico en la cabeza.

Por varios minutos trataron de alcanzar al animal sin que se lastimara por el bote, sin embargo lograr aparentemente mucho. El oso nadó con rapidez alejándose de la familia que lo intentaba ayudar.

Tras varios intentos, finalmente se acercaron lo suficiente para quitarle el bote. Fue así que el animal continuó nadando esta vez sin dificultad.

Al compartir el video en redes sociales, internautas aplaudieron la acción e hicieron un llamado a no tirar basura o reciclar correctamente los residuos.