VIDEO: Entran a un parque acuático abandonado y hallan tiburón blanco

184
Hallan tiburón blanco dentro de un parque acuático abandonado

El cadáver de un tiburón blanco fue rescatado para conservarlo tras ser hallado en el parque acuático Wildlife Wonderland, cerca de Melbourne, Australia, sitio que está abandonado desde 2012.

El hallazgo del tiburón blanco ocurrió en el año 2018, cuando el youtuber australiano Luke McPherson ingresó a este parque, sin embargo, la historia fue dada a conocer recientemente en redes sociales a través de su canal Lukie Mc.

Se trata de Rosie, un tiburón blanco que mide aproximadamente cinco metros y murió en 1998 tras quedar atrapado en una red de pesca de atún en aguas del Estrecho Bass, por lo que fue llevado al parque acuático para su conservación.

Después de quedar atrapado, éste había sido sacrificado y colocado en un tanque con formol para su conservación en perfectas condiciones. Sin embargo fue abandonado cuando el parque acuático en Australia cerró sus puertas en 2012 tras diversas irregularidades.

Rescatan Tiburón blanco del parque acuático

Después de que el caso del tiburón blanco fue dado a conocer, expertos llegaron hasta el parque acuático de Australia para documentar el estado del ejemplar y hacer la labor para sacarlo de ahí.

A través de Facebook, se creó una cuenta que constantemente comparte los cuidados y la limpieza que recibe el tiburón después de que fue sacado del parque acuático. Actualmente está en el Crystal World Exhibition Centre, un lugar que exhibe y vende cristales, fósiles, minerales, gemas lapidarias y meteoritos.

Hasta mayo de 2021, los cuidadores del tiburón blanco han informado que se encuentra en perfecto estado y constantemente le realizan una serie de cuidados para seguir con su conservación en formol.

También te puede interesar: Video: Sacan a tiburón del agua y lo asesinan para tomarse fotos

De acuerdo con información de medios de comunicación locales, por el cierre del parque acuático en 2012, los 130 animales que vivían en el lugar fueron llevados al Santuario de Healesville, un zoológico en la zona rural de Victoria, Australia.