Mérida.- Este año, no se permitirá en acceso de visitantes a Chichén Itzá ni a Dzibichaltún los días cercanos al equinoccio, lo que significará la pérdida de alrededor de 50 mil turistas que se esperaban vendrían esta semana a observar los fenómenos astroarqueológicos que los destacan.

Así lo anunció el gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, en un aviso difundido por medio de sus cuentas en redes sociales, donde además señaló que se adelanta la suspensión de clases, a todos los niveles, a partir del próximo día 17, lo que significa que estudiantes desde prescolar hasta nivel universitario tendrán, desde ya, más de un mes de asueto, hasta el próximo 20 de abril.

Ambas medidas, señaló el gobernador, fueron recomendaciones del Comité de Asesoramiento, organismo integrado por los epidemiólogos y expertos en salud pública y privada de Yucatán, mismo que fue instalado hoy.

Según explicó, este comité hará recomendaciones hasta la conclusión de la contingencia por coronavirus, al Consejo Estatal de Seguridad en Salud, que ya sesiona de forma permanente.

Destacó que se esperaba la llegada de cerca de 50 mil visitantes de distintos países a los centros arqueológicos esta semana, debido al equinoccio, razón por la que el acceso a Chichén Itzá y a Dzibichaltún ha sido suspendido los días 20, 21 y 22 de marzo; es decir, tanto el día del equinoccio como el anterior y el siguiente.

En cuanto a las clases, señaló como acertada la decisión del Gobierno Federal de adelantar las vacaciones de Semana Santa, a partir del 20 de marzo y hasta el 20 de abril, pero añadió que al ser Yucatán un centro educativo para todo el sureste, con estudiantes de diversos estados, se decidió adelantar todavía más este asueto, a partir del 17 de marzo.

Como mañana es feriado, significa que ya no hay clases, en todos los niveles, sino hasta dentro de un mes.

1 COMENTARIO

Comments are closed.