Los uniformes malditos

76
café negro
Por Óscar González

Se declaró desierto el proceso de licitación de uniformes escolares promovido por el Gobierno de Quintana Roo. Sin querer ser aves de mal agüero, nos permitimos hoy barruntar procelosos temporales, por lo que se recomienda tomar precauciones: no estaría de más sacar impermeables más gruesos que los de los pescadores de cangrejo en el estrecho de Bering, tener a mano todo tipo de equipos salva vidas y amarrase al palo mayor de la embarcación.

Pocos temas han sido tan nocivos para la imagen del gobierno de Carlos Joaquín González como el de los uniformes escolares, donde hace un año una compleja mezcla de torpeza y falta de capacidad para informar y transparentar de la Oficialía Mayor; poco conocimiento de las reglas del juego en cuanto al tema de las licitaciones por parte de la opinión pública y la prensa chovinista –ni críticos ni periodistas lo admiten, por supuesto–, y una ominosa sospecha de millonaria corrupción aún no del todo despejada conformaron, más que un dolor de cabeza, el descalabro mayor de la Era del Cambio.

¡Oh, malhadado calendario! La maldición de los uniformes escolares amenaza de nuevo, y lo ingredientes son los mismos que hace un año: leyes que nunca van a comprender –o no quieren comprender– los enemigos del régimen y los periodistas ávidos de escándalos, la misma vulnerable y torpe dependencia conducida con idéntica y hasta creciente arrogancia e insensibilidad por Manuel Alamilla Ceballos y una muy mermada confianza en la probidad del gobierno que no ha atinado a avanzar, por lo menos lo suficiente, en transparencia y rendición de cuentas.

Cierto que ahora la Oficialía Mayor ha dado mejor cuenta de todas las reuniones informativas hacia el empresariado local, integración de comisiones, convocatorias, sesiones, resolutivos y demás por lo que la licitación pudiera salir mucho más tersa que la anterior –cualquier cosa sería mucho más tersa que la anterior–, pero lo cierto y esa es una maldición es que en las compras gubernamentales las autoridades siempre quedan como el cohetero: si el petardo truena, lo insultan; si no truena, peor.

La historia va así, y aquí consideramos que es mejor citar ad litteram (en lo posible) los comunicados oficiales para evitar cualquier malentendido:

3 de mayo. “Anunciaron que la licitación de los 222, 602 kits de uniformes escolares, que se dividirá en cuatro partidas, con el propósito de facilitar la participación de los fabricantes locales: 89,696 para el municipio de Benito Juárez; 68,079, para los municipios de Othón P. Blanco, Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, y el programa CONAFE; 42,705 para los municipios de Lázaro Cárdenas, Isla Mujeres y Solidaridad, y 22,122 para los municipios de Cozumel, Tulum y Puerto Morelos. Cada kit contiene: Varones, dos playeras tipo polo, un pantalón y un short. Mujeres, dos playeras tipo polo, una falda short y un short.

“Se recalcó que las licitaciones se hacen en estricto apego a ley y con absoluta transparencia. Y durante todo el proceso se invitará al público en general a estar presente para observar el proceso paso por paso en tiempo real y a demás se transmitirá en vivo a través de las redes sociales”.

15 de mayo. “En lo que fue un hecho de transparencia sin precedentes en la historia del Gobierno del Estado de Quintana Roo, este martes 15 de mayo, tal como lo señala la respectiva convocatoria, se realizó la entrega de muestras de los kits de uniformes escolares por parte de 6 empresas de las 13 que se habían registrado para participar en la licitación de uniformes para el Ciclo Escolar 2018-2019. Cabe señalar que de las 6 empresas que continuaron con el proceso el 50% son locales y ninguna presentó ninguna observación.

“El acto se realizó en la sala de juntas de la Oficialía Mayor, situada en Palacio de Gobierno partir de las 10:00 a las 14:00 horas. El acto de la entrega de las muestras se transmitió en vivo a través de las redes sociales para que toda la ciudadanía lo pudiera seguir paso a paso.

“La primera empresa en presentar sus muestras fue ‘Innovasa de México S. A. de C. V.’, a través de su representante, quien cumplió con el trámite a las 11:10 horas. Le siguió  ‘Arenales Textil S. A. de C. V.’, cuyo representante, se presentó con las muestras a las 11:54 horas. Después, a las 12:51,  se presentó el propietario de la empresa “Uniformes P-Mart”.  Enseguida, a las  13:09, se presentó el representante de la empresa “Logotipos de Precisión S. A de C. V”. Más adelante, a las 13:22, se presentó el representante de la empresa “La Rana uniformes”. Finalmente, a las 13:29, se presentó el representante de la empresa “Assis tu vestir”.

16 de mayo. “En el marco del proceso de  licitación que lleva a cabo el Gobierno del Estado en completo apego a la ley y transparencia para la adquisición de  uniformes escolares para el ciclo escolar 2018-2019, se realizó el acto de presentación y apertura de sobres con las propuestas técnicas  de las seis empresas participantes, de las cuales solo dos entregaron completa la documentación para su información y análisis al Comité de Adquisiciones integrado por funcionarios  de la Oficialía Mayor de Gobierno y de la Secretaría de Educación.

“Cubrieron todos los requisitos la persona física Ana Josefa Peralta Alonso, propietaria de la empresa ‘La Rana, Uniformes’ de Chetumal,  y la empresa ‘Arenales Textil S. A. de C. V.’, del Estado de México. Ambas siguen en la competencia, mientras que las otras cuatro empresas fueron descartadas por no presentar completa la documentación, lo que originó que ni siquiera se conocieran sus propuestas económicas.

21 de mayo. “Fue declarada desierta la licitación del Gobierno del Estado para la compra de 222,602 kits de uniformes escolares con una inversión aproximadamente a los 120 millones de pesos, debido a que las dos empresas que habían llegado hasta el acto de presentación y apertura de propuestas no reunieron la totalidad de los requerimientos señalados en las bases de la licitación pública nacional. El Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios Relacionados con Bienes Muebles del Gobierno del Estado sesionará en las próximas 24 horas para determinar el siguiente paso.

“Inicialmente se inscribieron para participar 13 empresas, tres de Quintana Roo y el resto de otros Estados de la República Mexicana. Después de las etapas de junta de aclaraciones, así como la de entrega de muestras y propuestas económicas, solo la empresa ‘Arenales Textil, S. A. de CV’, del Estado de México, y la persona física Ana Josefa Peralta Alonso, propietaria de la empresa, ‘La Rana Uniformes’, llegaron a la etapa de análisis de propuestas, sin embargo, una vez que las prendas y documentación de las propuestas técnicas y económicas que presentaron fueron minuciosamente revisadas, se determinó que ninguna de las dos empresas reunía el total de los requerimientos señalados en  la licitación” (sic, sic y recontrasic).

¡Tómala! En la Secretaría de Educación, la Oficialía Mayor y en general el gobierno debe haber dos nichos con sus respectivas veladoras ardiendo frente a los iconos de dos adoraciones: san Antonio –de cabeza– para ayudar a encontrar la confianza extraviada, y san Judas Tadeo, el gestor de las causas imposibles, a quien le ruegan que la empresa que gane, si no va a ser quintanarroense, que por lo menos no sea poblana.

GRILLOGRAMA

Solución peninsular…

 

Paloma vuela, ve y diles

Que de otro modo no puedo

Pues para no tener pe…

¡Que se liciten hipiles!

2 COMENTARIOS

Comments are closed.