Disputan “paternidad” de revocación en Tulum

87

La Pluma del Pueblo

Cuando se da un abrupto cambio en una política pública –como sucedió en Tulum, al revocar el Cabildo el acuerdo de cambios de uso de suelo en varias hectáreas de terrenos, que ellos mismos habían aprobado el mes previo– es común que surja especulación sobre lo ocurrido “tras bambalinas”, y esa incertidumbre sirve de caldo de cultivo, para que muchos intenten sacar raja política, reconociendo paternidad en este logro ciudadano.

Tal parece que eso es lo que vemos en el Congreso del Estado, donde más de algún diputado ya se luce como el causante de la revocación en Tulum, sin que esto sea así, pues la decisión de dar marcha atrás fue anunciada antes de que los legisladores enviaran su exhorto y tiene más que ver con acuerdos con la ciudadanía, y menos con supuestas presiones entre poderes.

La administración de Víctor Mas Tah tomó una decisión valiente, por lo poco común: rectificar a solicitud de la ciudadanía, en tiempo record.

En el ejercicio del poder, suele suceder que se tengan que tomar decisiones, a menudo a contrarreloj, mismas que a la postre generen inconformidades en ciertos sectores de la población. Lo que generalmente ocurre son reproches, presiones, hasta movilizaciones, para tratar de hacer cambiar de parecer a la autoridad, que, temerosa de quedar mal, se empecina en decir que tiene la razón, negándose a modificar su curso. En contra de todo esto, ahora vemos una administración sensible y abierta hacia las voces de su sociedad civil organizada, para que juntos hallen las soluciones y se tomen las acciones que se requieren, en beneficio de todos.

Por ello, no pasaron muchos días desde que integrantes del Colegio de Ingenieros y Arquitectos fueran al Congreso del Estado, para exponer sus objeciones a los cambios de uso de suelo avalados por el Cabildo, cuando el edil Víctor Mas anunció que la medida sería revocada, para que, con base en un mayor diálogo y estudio, pudiera analizarse las medidas de crecimiento que esta ciudad necesita, sin afectar el medio ambiente.

Aquello fue el pasado jueves, 30 de enero. Los diputados locales, ya sabedores de que lo reclamado ya no tenía materia, hicieron un pequeño show mediático, al firmar ocho de un exhorto, carente de sentido, solicitando lo que ya estaba anunciado que se haría. De hecho, esa misma noche, Cabildo revocó la materia.

Por ello, que ahora salgan a dar entrevistas, asegurando que con su intervención lograron “echar para atrás”, esta medida, es protagonismo político, alejado de la realidad.
Quien se lleva el reconocimiento ciudadano, en este caso, es el presidente Víctor Mas Tah.