Al mejor estilo del “Grupo Atlacomulco”: De sobrino consentido a heredero de Campeche

26
Castro Bello el delfín

>Alejandro Moreno Cárdenas y Christian Mishel Castro Bello centran sus esfuerzos en retener el poder.
>>El primero abandonó el gobierno estatal para convertirse en presidente del PRI; el segundo, sobrino y delfín del primero, busca asirse a la nominación del PRI, PAN y PRD por el gobierno de Campeche.

CAMPECHE, Cam.– Desde 2015, cuando conquistó la gubernatura tras 12 años de pretenderla, Alejandro Moreno Cárdenas, Alito, trazó su plan reeleccionista: perpetuarse en el cargo mediante su sobrino Christian Mishel Castro Bello.

Hasta ahora nada ha descarrillado el plan, ni siquiera la impopularidad del prospecto que se quedó en el tercer lugar en los sondeos preelectorales, pese a los recursos que dispuso el gobierno estatal para apuntalarlo.

Con esa obcecación dinástica, a la que la fragilidad política de Castro Bello no abona –menos si se toma en cuenta que la morenista Layda Sansores San Román y el panista Eliseo Fernández Montufar también pretenden la gubernatura–, Moreno Cárdenas recurrió a estrategias extraordinarias.

Para Alito, quien abandonó la gubernatura de Campeche en 2019 para ocupar la dirigencia nacional del PRI, de la imposición de Christian penden su permanencia en la cúpula priista y su propósito de postularse como candidato a la Presidencia en 2024.

Así, el dirigente priista engendró un pacto aliancista con sus pares del PAN y del PRD, Marko Cortés y Jesús Zambrano, respectivamente. En el ámbito estatal, la coalición Va X Campeche se formalizó el 8 de enero último para que los tres partidos ­disputen todo en bloque: la gubernatura, las 25 diputaciones de mayoría relativa, los 13 ayuntamientos y las 22 juntas municipales.

El 17 de enero último Castro Bello fue declarado precandidato formal del PRI, dado que fue el único aspirante que se registró por la nominación.

Apapachado político

En la página oficial de su precampaña christiancastrob.com, el sobrino de Alito cuenta que la política llegó a él “en el momento más importante de mi juventud, yo quería encausar toda mi energía y me abrí las puertas en este territorio, donde lo más importante es servir a los demás”.

Hijo de Patricia Bello Cárdenas, Christian Castro omitió en su semblanza algunos detalles sobre su incursión en la política…

Con la tenacidad que lo hace “capaz de matar a un burro a pellizcos”, a decir del entonces presidente Enrique Peña Nieto, Alito se esmeró desde que era legislador federal en acuñar la imagen de su sobrino a su semejanza y se ocupó en irle forjando la trayectoria político-burocrática que requiere para sus propósitos.

Fragmento del reportaje Revista Proceso 2309