Ante la pandemia por Covid-19 los cubrebocas se han popularizado en nuestras vidas como una medida de prevención y aunque son de ayuda, combinarlos con lentes no siempre resulta la mejor opción.

Es un hecho que debemos usarlos, aunque eso no quiere decir que no implique ciertos inconvenientes como el popular maskne o el empañamiento de los lentes en personas que los utilizan diariamente.

¿Por qué se empañan los lentes cuando usas cubrebocas?

Cuando tu mascarilla entra en contacto con tu boca, el aire caliente que sale de ésta, toca las lentes que están frías y la diferencia de temperaturas genera una humedad que se queda atrapada en el espacio entre tus ojos y las gafas, provocando que se adhiera a sus cristales.

Hay diversas técnicas para evitarlo en Internet y para fortuna de quienes usan lentes todo el tiempo, aquí les compartimos una guía completa para librarse de las gafas empañadas cuando se usa cubrebocas.

¿Cómo evitar que se empañen?

Para evitar que se empañen tus lentes al usar una mascarilla, primero ponte el cubrebocas y luego los lentes, ya que si te pones primero el cubrebocas y por encima los lentes, evitarás que se libere el aire caliente de tu boca por dentro de los cristales. 

Lo más importante: Coloca tu cubrebocas de manera que los lentes funcionen como una especie de sostén en la parte superior de la tela de la mascarilla.

Aplicar jabón de barra ¿funciona?

De acuerdo al especialista español en Óptica y Optometría, Jesús Burón, este truco puede funcionar pero, para evitar que tus lentes se dañen, deberás utilizar un jabón de la máxima calidad sin partículas abrasivas, es decir, que esté limpio, pues de lo contrario rayarás tus lentes.

¿Cómo aplicar este truco? 

Es muy sencillo, sólo debes seguir estos pasos recomendados por el experto.

1 Corta un trozo de jabón y con la parte que estaba por dentro frota suavemente la zona interior de tus lentes.

2 Recuerda frotar suavemente para evitar dañar los lentes, además, se trata de crear una capa muy fina de jabón.

3 Reparte los restos de jabón con tus propios dedos siempre en el interior de los lentes, no es necesario que lo hagas en el exterior porque ahí no es donde se captura la humedad.

4 Limpia con el pañuelo que usas para limpiar tus lentes comúnmente, pero sin demasiada fuerza.

5 La clave está en crear una fina capa de jabón, si retiras todos los restos a la perfección, esta técnica no servirá de nada. Es verdad que probablemente quede un ligeramente borroso, pero nada en comparación con la nebulosa capa de humedad que caracteriza al empañamiento.

Ahora ya lo sabes, puedes ayudarte de este método para liberarte de los lentes empañados.