En el municipio de Emiliano Zapata, en Tabasco, se les impidió la entrada a dos autobuses en donde viajaban turista de Estados Unidos y Canadá, como parte de un cerco sanitario que fue instalado por la comunidad para evitar la propagación del COVID-19.

El Ayuntamiento informó que agentes de la policía y de tránsito pararon las unidades para informar a sus ocupantes de que por disposición de las autoridades locales está prohibido que lleguen a su territorio vehículos y personas de otros lugares, a fin de atender las recomendaciones de seguridad del Gobierno federal durante la contingencia.

El alto a las unidades se dio en el retén policiaco que se mantiene en la entrada de la población, en donde son revisados los vehículos que por ahí transitan.

La comuna informó en sus redes sociales que las personas de origen extranjera fueron tratadas con amabilidad y solo les hicieron saber que en el país está en marcha una cuarentena para evitar que se sigan presentando más casos de coronavirus.

Por lo menos ocho municipios tabasqueños emprendieron estrategias para evitar el paso de ciudadanos que vienen de otras entidades del país.