#AbrimosOMorimos; restauranteros de Cdmx se rebelan y operan pese a semáforo rojo

Restauranteros de la Cdmx se declaran en rebeldía y anuncian que abrirán sus negocios pese al semáforo rojo
Restauranteros de la Cdmx se declaran en rebeldía y anuncian que abrirán sus negocios pese al semáforo rojo

Los restauranteros de la Ciudad de México se han negado a tener sus negocios cerrados pese a que por semáforo rojo está prohibido que operen. Sin embargo, aseguraron que la situación económica es insostenible y aseguraron que abrirán pese a todo.

Decenas de restauranteros de la Cdmx explicaron que seguirán el protocolo “Mesa Segura” para evitar contagios de Covid-19, pese a que está prohibido que operen. Algunos de ellos incluso protestaron en el Zócalo capitalino con cacerolas y pancartas, y usando el lema #AbrimosOMorimos, para hacer conciencia de la difícil situación del sector.

Por su parte, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que personal del Instituto de Verificación Administrativa (INVEA) hará operativos para asegurarse que se respeten las medidas sanitarias y aseguró que su gobierno está abierto al diálogo con la industria restaurantera, para evitar que la crisis en el sector empeore.

De acuerdo con lo informado, serían unos 600 restauranteros los que habrían acordado que sus negocios van a abrir pese a las restricciones del semáforo amarillo.

Algunos grupos empresariales, como la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), mediante un desplegado alertó que en Cdmx, Puebla y Edomex el sector está pasando los peores momentos, debido a los semáforos rojos.

Te puede interesar: Por crisis, más de 20 mil escuelas particulares están a punto de cerrar en México

Será en el transcurso del día cuando los restauranteros de la Cdmx se reúnan con el gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum para analizar la propuesta de que operen a un 25 por ciento de su capacidad.

¿Crees que deben operar los restaurantes porque necesitan ganancias pese a que podrían ser una fuente de contagios? ¿Vale la pena el riesgo?