Águila real, el Sol de los pueblos originarios mexicanos

43
Águila real, el Sol de los pueblos originarios mexicanos.
Águila real, el Sol de los pueblos originarios mexicanos.

México.-En este Día del águila real es interesante recordar que además de ser una especie de impresionantes cualidades, es un símbolo de gran importancia, logado al Sol, en varias culturas y pueblos originarios mexicanos.

“El águila, en nahuatl cuauhtli, representa al Sol. Era muy cuidada y valorada en el México antiguo. Se le llama águila real (Aquila chrysaetos) por su plumaje color oro, aunque su tono es oscuro, tiene plumas en la cabeza y cuello con brillos claros amarillentos que le dan apariencia dorada”, recordó la fundadora de la organización de difusión y promoción cultural y astronómica, Kokone Niños de la Luna, Ana Laura Lira Vargas.

La vocera de Kokone, destacó las cualidades de esta ave: “es majestuosa, fuerte, libre, con excelente visión, ya que tiene en la retina una estructura llamada pecten, que le permite captar más luz y tener una mejor vista para detectar a sus presas a cientos o incluso miles de metros de distancia. Ajusta sus ojos muy grandes para enfocar a su presa. En picada alcanzan una velocidad de hasta 250 km./hora”.

“Esta ave es dueña de las inmensidades y las alturas, despegando y planeando ágilmente sobre los territorios”, añadió.

En las viejas culturas madre

Una de las grandes expresiones del México prehispánico es sin duda el monolito conocido como de la “Guerra Sagrada” y sobre este, ella comentó: “En él se encuentra el águila posada sobre un nopal con el símbolo de atl-tlachinolli [agua quemada]. Actualmente es símbolo nacional y está en el escudo de México”.

En cuestión científica, recordó que el águila real “representa varios momentos astronómicos en nuestras culturas, como son: el paso cenital del Sol, fuerza de la luz y energía, donde se ve al esplendoroso Sol”.

También te puede interesar: Con campaña “Rey Jaguar” urgen a proteger al felino en Latinoamérica

Por último, recordó que en honor al águila real, en la antigüedad los jóvenes guerreros tenían dos grados: cuauhyaoquizqueh, que era el guerrero águila y oceloyaoquizqueh, guerrero ocelote.