Alfonso Romo y Manuel Bartlett son los “conflictos de intereses” de Urzúa en su carta

58

Carlos Urzúa ex secretario de Hacienda, reveló que el “conflicto de intereses” que refiere en su carta de renuncia es Alfonso Romo, jefe de Oficina de la Presidencia de la República, y Manuel Bartlett, director de la CFE.

En entrevista para la revista Proceso, Úrzua Macías, dijo que una de sus razones para dejar la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), fue la cancelación del Nuevo Aeropuerto de Texcoco. “Yo sí estuve a favor de que continuara la construcción”, afirmó, y dijo que el proyecto estaba muy avanzado y que había mucho dinero de por medio, lo cual calificó en su carta como “una serie de políticas sin sustento”.

En cuanto a Romo Garza, se indica que él habría nombrado a los titulares del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la banca de desarrollo, pero el ex funcionario reconoció que cuando el encargado de la Oficina de la Presidencia trató de “apoderarse” de las Secretarías de Hacienda y de Economía el Jefe del Ejecutivo no se lo permitió.

Úrzua también acusó a Romo de ser un hombre de extrema derecha, fanático de Augusto Pinochet y Marcial Maciel, por lo que desconoce cómo es que mantiene una relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

“Me cuesta entender el tipo de relación que (Romo) tiene con el Presidente. Ideológicamente es de extrema derecha y en términos sociales oscila entre el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. ¿Cómo un hombre así, que llegó a admirar a Pinochet y Marcial Maciel, acabó no solo siendo amigo de AMLO sino incluso siendo el Jefe de la Oficina de Presidencia”, dijo a la revista.

Por otro lado, reveló que Manuel Bartlett, también fue el motivo de su renuncia, pues tiene la intención de incumplir el contrato por el cual se construyó el gasoducto submarino Sistema Sur Texas-Tuxpan.

“Pasó algo de lo que no quiero hablar porque involucra a mucha gente. Puedo referir, sin embargo, cuál fue una de las gotas que casi derramó el vaso. Un alto funcionario y yo fuimos a comentarle al Presidente hace unos días que lo que está haciendo la CFE no es en beneficio de México”, reveló a Proceso.

Respecto al gasoducto, dijo que Bartett que no lo quiere entregar y que pretende renegociar el contrato, sin embargo, “no está evaluando correctamente su costo, porque al parecer no entiende el valor presente”, asegurando que alguien así no puede dirigir una empresa de electricidad.

Romo señaló que esa situación es preocupante, pues la CFE podría ganarse una demanda por no respetar el contrato.

“El problema es que, si no se respeta el contrato, Transcanada demandará a la CFE, porque el gasoducto ya se terminó de construir”, expuso.

También te puede interesar: Urzúa tuvo diferencias con AMLO y más funcionarios

El académico alertó que una disputa legal con las empresas involucradas podría dejar al país sin fuentes de energía un periodo y poner en riesgo la entrada en vigor del Tratado Comercial entre México, Canadá y Estados Unidos.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios