ESPECIAL: #GobiernoEspía o cómo violan nuestros derechos humanos

#GobiernoEspía

Ciudad de México.- El nuevo escándalo #GobiernoEspía no debería sorprendernos, pues el espionaje a civiles en México se remonta, por lo menos, al sexenio de Felipe Calderón.

#GobiernoEspía – Se destapa la cloaca

El 19 de junio del presente año, un artículo en primera plana del prestigioso diario The New York Times reveló algo aterrador: El gobierno actual, encabezado por Enrique Peña Nieto espía a la nación mexicana.

¿Los objetivos? Periodistas, defensores de derechos humanos y abogados que han delineado los mecanismos anticorrupción; todo a través de un programa cibernético llamado Pegasus.

Pegasus

Fue adquirido en 2011 por el gobierno mexicano a la empresa israelí NSO Group, quienes aseguraron que lo vendieron bajo la condición de que no se usara contra la población civil.

“El acuerdo explícito indica que se utilizaría únicamente para combatir a terroristas a cárteles de las drogas y a grupos criminales que por mucho tiempo han secuestrado y asesinado a mexicanos”, señala el reportaje de Azam Ahmed y Nicole Pelroth.

El gobierno de Peña Nieto activó el software Pegasus en los teléfonos inteligentes de los personajes espiados mediante un SMS; y se apodera rápidamente de la cámara y el micrófono, para vigilar cada movimiento y acción de la víctima.

“La compañía simplemente le cobra al gobierno con base al número de blancos espiados. Para espiar a 10 usuarios de teléfonos iPhone, por ejemplo, la compañía hace un cargo de 650 mil dólares encima de otro cargo de 500 mil dólares por la instalación del sistema, de acuerdo a las propuestas de mercadeo de NSO; revisadas por el The New York Times”, indica el reportaje.

Los espiados

La larga lista de personajes espiados por el gobierno de Enrique Peña Nieto la encabezan los periodistas Carlos Loret de Mola y Carmen Aristegui (así como su hijo Emilio).

Le siguen Juan Pardiñas, director ejecutivo del Instituto Mexicano para la Competitividad (ayudó a redactar la legislación anticorrupción), Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos y Alejandro Calvillo, director general de la organización El poder del Consumidor.

En cuanto al caso de la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes normalistas de Ayotzinapa, se encuentra el nombre del representante de los padres, Miguel Agustín Pro Juárez; así como el de Santiago Aguirre, abogado representante de los familiares de los desaparecidos.

Finalmente se menciona a Stephanie E. Brewer, abogada estadounidense que representa a los protestantes de San Salvador Atenco, víctimas de abuso sexual mientras fueron encarcelados.

Espionaje, el pan de cada día en México

El reportaje apuntó que solamente un juez federal puede autorizar el espionaje de comunicaciones privadas, siempre y cuando las autoridades demuestren evidencias que sustenten dicho pedido.

“Es altamente improbable que el gobierno recibiera la aprobación judicial para interceptar los teléfonos, de acuerdo a varios exfuncionarios de los sistemas de inteligencia del gobierno mexicano”, subraya The New York Times.

“Es una práctica estándar en México”, señalaron los exfuncionarios al referirse al caso #GobiernoEspía en concreto.

El caso Aristegui y #GobiernoEspía

La periodista Carmen Aristegui recibió un mensaje de texto supuestamente proveniente de la embajada de Estados Unidos en México.

“Ella recibió un mensaje supuestamente de parte de la embajada de Estados Unidos en México sobre un problema con su visa. Emular a un funcionario estadounidense es una posible violación de las leyes de Estados Unidos”, destaca el reportaje.

El gobierno mexicano también comenzó a espiar a su hijo de 16 años, Emilio, el cual vive en Estados Unidos.

El diario neoyorquino asegura que tanto Carmen Aristegui como su hijo son investigados debido a que ella y su equipo de noticias dieron a conocer el escándalo de la mansión conocida como la Casa Blanca, propiedad presunta de la primera dama de México, Angélica Rivera.

“Los escándalos han dejado una marca indeleble a la reputación del presidente. Después de tener una imagen elevada y perfectamente diseñada – un presidente joven, con mucha energía que trabajaba sin acotamientos partidistas y que representaba al nuevo México- el señor Peña Nieto fue de pronto identificado con una persona que vive fuera de la realidad, un político corrupto con niveles de aprobación abismalmente bajos”, concluyó The New York Times.

“El gran reto para los periodistas y los ciudadanos es que el miedo no sirva y no nos conquiste”, aseguró la periodista, condenando al caso #GobiernoEspía tajantemente.

Los antecedentes

#GobiernoEspía fue solamente la gota que derramó el vaso, ya que desde abril de 2013, la ONG Privacy International, dedicada a documentar el espionaje gubernamental en 50 países, externó su preocupación por un caso concreto en México.

El escalofriante dato reveló que, entre 2011 y 2012 (los últimos dos años del gobierno de Felipe Calderón), la Sedena habría gastado aproximadamente 350 millones de dólares poco transparentados en sistemas de vigilancia, sin indicar el uso concreto que se le daba al servicio.

Ya bajo el mandato de Peña Nieto, el 11 de julio de 2015 se reveló un ataque cibernético por parte del gobierno desde, por lo menos dos años atrás, mediante una herramienta de una empresa italiana llamada Hacking Team.

Dependencias como el Cisen, la PGR, la SSP, la Semar, la Sedena y las procuradurías estatales destinaron millones de euros para la adquisición del sistema de espionaje Hacking Team; bajo la premisa de utilizarlo en la nueva Agencia de Investigación Criminal (AIC).

En más de 30 ocasiones, por lo menos y durante el 2013, el Cisen solicitó que Hacking Team contaminara archivos con el fin de espiar a ciudadanos mexicanos, quienes estuvieran interesados en documentos con los siguientes títulos:

“Propuesta reforma PRD”, “Reforma Energética”, “EZLN plan militar de 1993”, “La policía secuestra”, “Anarquistas y PGR”, “CNTE”, “Estados y Reforma Energética”, “Limitaciones Reforma Energética”, “Mini Manual del Guerrillero Urbano”, “Escuela de las Américas Manual de Terrorismo y Guerrilla Urbana”, e incluso “Marcos y Julio Scherer”, informó un reportaje de Proceso en julio de 2015.

Desde finales de 2013, el defensor de derechos humanos, Jesús Robles Maloof, detectó una intrusión nociva en su teléfono celular; que meses después se revelaría como el software malicioso FinFisher, infiltrado mediante actualizaciones de software falsas de aplicaciones fiables.

Pese a la denuncia del activista ante el Ministerio Público, fue totalmente ignorado. Robles Maloof aseveró que estuvo en la mira del gobierno por su amplia presencia en redes sociales y sus constantes y puntuales cuestionamientos al gobierno.

En 2015, sale a la luz que Finlandia y Suiza vendieron a México equipo de espionaje para celulares; mientras Andrés Sepúlveda, hacker colombiano, ratificó espionaje para la campaña presidencial de Peña Nieto.

Apenas hace unos meses, el 11 de febrero de 2017, se destapó que entre abril y agosto de 2016, el gobierno mexicano espió a tres impulsores del impuesto IEPS a los refrescos.

Este intento de espionaje fue ignorado y callado por el gobierno mexicano, así lo señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, quien fue uno de los afectados con Pegasus y el escándalo del #GobiernoEspía.

Primeras reacciones y consecuencias de #GobiernoEspía

El Programa de Derechos Humanos (PDH) de la Universidad Iberoamericana llamó a Peña Nieto a cesar el espionaje contra activistas y periodistas.

El mismo día, la Presidencia de la República anunció tibiamente que no realiza el espionaje del que se le acusa al gobierno.

Carmen Aristegui increpó al mandatario federal, “de qué más es capaz, presidente siniestro?”, dijo tajante en una conferencia de prensa, donde revelaron más datos sobre el #GobiernoEspía.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, se dedicó a evadir el tema del espionaje, limitándose a declarar “no voy a especular”.

Por otra parte, Amnistía Internacional expresó su preocupación por el espionaje a periodistas, activistas y abogados.

Se reveló que otros mandatarios mexicanos han comprado equipo para espiar, entre ellos el ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, así como Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, gobernador de Nuevo León.

En el caso de Aguirre, su sucesor, Héctor Astudillo Flores, afirmó que el equipo de espionaje adquirido a Hacking Team “se encuentra desaparecido”.

Astudillo también aseveró que el equipo espía se utilizó en el caso Ayotzinapa y se le conoce como “el perro”, porque se clasifica como “un aparato de rastreo para realizar una red de vínculos”.

“El perro” se infiltró en los móviles activos durante la noche de la masacre y desaparición de los 43 normalistas, según fuentes oficiales de Apro.

El alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, renunció al Secretariado Técnico Local de Gobierno Abierto por las prácticas de espionaje, acusando principalmente al gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval.

La viuda del narcoperiodista Javier Valdez, fundador de la revista Ríodoce y abatido a tiros en Sinaloa el mes pasado, exigió a Peña Nieto que “salga de su burbuja y ofrezca resultados” por los crímenes, “en lugar de espiar a periodistas y luchadores sociales”.

Jesús Zambrano, vicepresidente del PRD en San Lázaro, así como otros diputados, solicitaron la comparecencia de Osorio Chong e Imaz (titular del Cisen) por el espionaje.

#GobiernoEspía y más declaraciones

En una conferencia ofrecida por el secretario de Gobernación, algunos comunicadores le exigieron justicia, dándole la espalda en plena conferencia; mientras Osorio Chong rechazó categóricamente el espionaje, aseverando que las investigaciones “son para buscar criminales”.

La oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos demandó una investigación independiente del estado mexicano sobre el espionaje, así como también lo hizo la Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana (CDHDF).

La ONU también exhortó al gobierno mexicano que transparente el uso y control del equipo espía, así como la organización PEN Internacional.

En el mismo sentido, la organización Human Rights Watch (HRW) solicitó a las autoridades mexicanas una investigación oportuna, confiable y exhaustiva sobre los casos denunciados.

La organización civil México Evalúa, en un documento respaldado por más de 100 organizaciones internacionales, afirmaron que este método se ha convertido en un mecanismo efectivo de intimidación frente a defensores de derechos humanos, periodistas y activistas.

Dolores Padierna, coordinadora del PRD en el Senado señaló a Peña Nieto por el espionaje, mientras el PRI reviró “no hay pruebas”.

Por otra parte, Beatriz Mojica, secretaria general del PRD en San Lázaro, exigió comparecer a no solamente a Peña, también a todos los funcionarios involucrados en el escándalo #GobiernoEspía, el cual viola los derechos humanos de los afectados.

Cuatro líderes del PAN anunciaron que fueron blanco del espionaje con mensajes aludidos a supuesta información de la Revista Proceso, aunque finalmente sus teléfonos no lograron ser infectados por Pegasus.

Brenda Velázquez, presidenta de la Comisión de Seguimiento a las Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación de la Cámara de Diputados, denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al gobierno mexicano por el caso #GobiernoEspía.

El ex analista de la CIA, Edward Snowden, señaló en su cuenta de Twitter: “No importa si es una sorpresa, o si nos advirtieron. Lo que importa es que se trata de un crimen contra el público”.

La PGR subrayó en un boletín que “rechaza enérgicamente” las investigaciones ilegales de comunicaciones, por lo que inició una investigación formal al respecto.

Comienza investigación

Tres días después del reportaje del New York Times, la Procuraduría General de la República (PGR) abrió una investigación mediante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

Lo anterior, por las acusaciones sobre el espionaje del gobierno mexicano, por los delitos de intervención de comunicaciones privadas y acceso ilícito a sistemas y equipos de informática; contra periodistas, activistas sociales y defensores de derechos humanos.

La FEADLE analizará diligencias ministeriales y periciales, números de teléfono afectados, identificación de los emisores de los mensajes de texto recibidos por los denunciantes y la geolocalización de los equipos que remitieron los mensajes.

El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que actuará contra quienes acusan a su gobierno de espionaje, exonerando a su gobierno de cualquier responsabilidad.

“Espero al amparo de la ley, pueda aplicarse contra aquellos que han levantado estos falsos señalamientos contra el Gobierno”, dijo el presidente mexicano.

Algunas asociaciones civiles, como Artículo 19, la Red de Defensa de los Derechos Digitales, el Poder del Consumidor y Socialitic, señalaron que Peña Nieto condenó al fracaso la investigación por espionaje, amenazando a las víctimas.

#GobiernoEspía gasta más en espiar que en prevenir ataques contra defensores y periodistas, según una infografía del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

#GobiernoEspía infografía

Protección ante Pegasus

Según Citizen Lab, “una vez infectado es prácticamente imposible salvarse de este malware“, pues “el teléfono se convierte en un espía en tu bolsillo”.

¿Cuáles son las medidas para protegerte de una posible infección?

1. No hagas clic en los enlaces, sobre todo si no conoces el número de la persona que envió el mensaje de texto. Los intentos de hackeo son muy personalizados e “informan” sobre pruebas de infidelidades, noticias falsas y accidentes o muertes de algún familiar.

2. Presta atención a señales sospechosas. Aunque el enlace provenga de un contacto registrado, no lo abras si tiene un nombre extraño.

3. Si crees que has sido infectado, apaga el teléfono. Se recomienda hacerlo de inmediato, y en caso extremo, reinstalar el sistema operativo desde cero.

4. Mantén tu dispositivo actualizado. Todos los expertos coinciden en que utilizar la última versión del sistema operativo es la mejor opción para no ser infectados.

5. Busca vulnerabilidades. Aplicaciones como Lookout y PlanB permiten rastrear el sistema del dispositivo por cualquier vulnerabilidad.

También te puede interesar: Hackean página de gobierno durante el cuarto informe de Roberto Borge

Finalmente, es recomendable ser cauteloso con las aplicaciones que instalas, checar la fuente de cada una, tener un buen antivirus y una contraseña fuerte para proteger tu dispositivo y documentos importantes que se encuentren en él.