Descubre las maravillas de una insólita alberca ubicada en la cima de un volcán

Si eres amante de los lugares que desbordan belleza y desafían toda ocurrencia hecha con la imaginación, la Alberca de los Espinos es para ti.

Ubicada a una hora y media de Morelia, Michoacán, un estado repleto de maravillas naturales y culturales, la Alberca de los Espinos te dejará con el ‘ojo cuadrado’ ya que es un lago que nació de un cráter.

Este singular fenómeno geológico en el municipio de Villajiménez surgió a partir de un volcán extinto, en donde brotó un “ojo de mar”.

El cráter pertenece a un sistema de formaciones volcánicas denominadas “axalapascos”, los cuales son sumamente importantes para esta región en México, ya que son enormes depósitos de agua que ayudan a regular el clima de la región.

Un lugar de ensueño

Con sus aguas profundamente azules y verdes rodeadas de un bosque circundante, te harán sentir protegido por las suaves manos de la madre naturaleza.

El espectacular espacio posee una gran biodiversidad: hay nogalillos, colorines, zapotes, copales y capulines, todo junto al el Bosque de la Galería, con frondosos sauces, fresnos y muchos arbustos.

Entre los animales que te puedes encontrar,  hay zorros, tlacuaches, venados, gatos monteses y una gran cantidad de aves.

Desde hace ya muchos años, la Alberca de los Espinos es el lugar predilecto de los habitantes de la región para relajarse, disfrutar de sus frescas aguas y de la sombra de sus árboles, para descansar un rato de la ajetreada vida urbana. Incluso se convirtió en un lugar de culto a Santa Teresa.

Alberca de los Espinos
Alberca de los Espinos

Cabe mencionar que se declaró Área Natural Protegida en el 2003.

¿Cómo acceder?

Acceder al cráter no tiene costo, pero puedes aportar una cooperación voluntaria para ayudar a conservar el lugar.